jueves, 31 de enero de 2008

☼ TAURO ☼



TAURO, EL TORO

☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼

Del 21 de abril al 21 de mayo

-Aquí me quedaré -dijo-,
de vez en cuando durante días.
Tú cuídate del sentido
que los sonidos se cuidarán ellos solos.

Como reconocer a Tauro

Un trotamundos amigo mío, que ha estado en todas partes por lo menos dos veces, me contó que jamás olvidará su primer viaje en barco al sur de España. Un día, mientras estaba en cubierta admirando el paisaje, se perfiló a la distancia una enorme masa de roca que se elevaba sólida y gradualmente del brillante azul del Mediterráneo, “¡Mirad, el peñón de Gibraltar!”, gritó alguien en el barco. Debidamente impresionado, mi amigo tomó una instantánea para mostrar a los amigos y después, volviéndose a un adolescente aburrido que ocupaba la silla de cubierta inmediata a la suya, dio cauce a su vena poética. “¿No es una maravilla? -comentó-. Toneladas de agua lo están bañando desde hace siglos, las tormentas lo han azotado, lo han atacado los ejércitos, las civilizaciones han surgido y se han eclipsado, pero el peñón sigue allí. Nada lo cambia ni es capaz de hacerlo mover”. “Si-bostezó el chico-. Me recuerda a mi padre”.

Su padre había nacido en mayo. Y de esa manera se reconoce a Tauro, el Toro. Los lugares mas adecuados para buscarlo serán una granja, un banco o una agencia inmobiliaria, pero también se le puede encontrar pastando en otras praderas. Hay Tauros ingenieros, estrellas de cine, oficinistas, jardineros, reyes y reinas, deshollinadores, carniceros, panaderos y fabricantes de velas. Pero el Toro se caracteriza siempre por su actitud fuerte y silenciosa. Hasta que no llegue uno a conocerle un poco a fondo, sus monosílabos mas largos serán probablemente “Si”, “No”, “Gracias”, “Hasta luego”, y frecuentemente “Aja”, como sustituto de “No”. Si al nacer tuvo fuerte influencia de Géminis, Aries o Sagitario, es posible que sea un poco mas garrulo y camine con mas flexibilidad, pero el Toro típico es preferentemente lento en el movimiento y parco en el hablar.

Como Gibraltar, es só1ido y firme y nada altera su tranquilidad. Se le puede arrojar agua encima o encenderle fuego entre los pies. Se le puede golpear el pecho con los puños cerrados, clavarle el fuego de miradas hipnóticas o gritarle a voz en grito: Tauro no se moverá un centímetro. Una vez tomada su posición, se cruza tranquilamente de brazos y se sienta sobre los talones. Exhibe un mentón bastante prominente, dilata las narices, echa atrás las orejas... y tú te aguantas.

Es raro que el Toro se lance a atropellar a alguien. Lo que quiere es simplemente que le dejen solo. No le molestes y se sentirá satisfecho. Presiónale y se mostrará obstinado. Empújale demasiado, fastídiale en exceso, y prepárate entonces para una furia violenta. Es capaz de aguantar durante meses y años, exhibiendo un dominio y un control perfectos, aspirando la fragancia de las flores y haciendo caso omiso del nervioso bullicio que le rodea. Hasta que algún día inesperado un imprudente le ponga una pajita de mas sobre los anchos lomos. Entonces bufará, empezará a arañar la tierra, entornará los ojos... y se lanzará a la carga. ¡Apártate del camino con toda la rapidez que puedas y corre para salvar la vida! La irascibilidad taurina rara vez se despliega de manera impulsiva, pero cuando el Toro se enfurece es capaz de destruir todo lo que encuentra en su camino, aunque sea un Escorpio. Pero destruir no es la palabra; demoler habría que decir más bien. Y puede pasar un tiempo antes de que se deposite de nuevo el polvo y vuelva a reinar la paz. Hay Tauros con tanta capacidad de control que en toda su vida no cargan mas que una o dos veces. Hasta los de genio mas vivo apenas si estallan un par de veces al año, y ya es mucho. Con todo, es mejor tener presente que, por lo general, Tauro no se enoja o fastidia só1o un poquito. Si el incidente es lo bastante importante como para quebrantar la normal placidez de sus emociones, lo que hay que esperar no es un enojo cualquiera, sino una furia ciega.

Se de un Tauro a quien su mujer jamás había visto encolerizado durante todos sus años de casados, hasta que se suscitó un incidente en un atestado restaurante. Un borracho de los fastidiosos se acercó, tambaleante, a la mesa e hizo un comentario subido de tono. La mujer esperaba que su marido afrontara la situación con su firmeza y su autodominio habituales, y se quedó tan atónita como el resto de los clientes cuando súbitamente Tauro se levantó, derribó dos mesas, levantó al hombre en vilo y lo mandó volando al otro extremo del salón, donde se estrelló contra el tablero de los músicos. El incidente fue mudo. Espero que esto inspire al lector la cautela adecuada. Antes de hacerle siquiera un guiño a una desconocida, mas vale saber que día cumple años su acompañante.

Cabe esperar que muchas personas nacidas en mayo se parezcan a un toro... los hombres, claro, aunque las mujeres nacidas bajo este signo tendrán una intangible e imprecisa cualidad bovina. La mirada de las mujeres Tauro será serena y límpida, pero fija. Se mueven con gracia e indolencia, pero algo en ellas sugiere una fuerza oculta. En cuanto a los hombros, el pecho o la espalda -o las tres cosas- anchos y fuertes. Alto o bajo, el cuerpo será bien proporcionado. Las orejas suelen ser pequeñas y pegadas a la cabeza. Cuando comen, mastican con lentitud y por lo general tienen una digestión excelente. Es fácil encontrar un mechón de pelo (como la guedeja del toro) o un rizo que cae en el centro de la frente. Aunque no todos, muchos Tauros tienen el pelo rizado u ondulado, y casi siempre oscuro, como los ojos y el cutis. Incluso los escasos Tauros rubios, de ojos y de tez clara, jamás darán la impresión de fragilidad, ni mental ni de carácter.

Claro que no se puede esperar que todos los de este signo se parezcan a Ferdinando el toro o a la vaca Clarabella. Es verdad que generalmente son de cuerpo grande y generoso, que a veces no só1o es musculoso sino rechoncho y hasta gordo. Pero Si nos hacemos demasiado a esta imagen, no reconoceremos los Tauros flacos, y a ellos también es importante distinguirlos. ¿Qué harás, lector, cuando enciendas la televisión y en la última película de la noche te presenten algún Tauro como Bing Crosby, Fred Astaire o Gary Cooper? No te dejes engañar por ellos. Con toda la ligereza de pies que le da Piscis, y el vaporoso encanto de Géminis, Fred Astaire es un Tauro, de tierra, y eso no pueden cambiarlo las demás influencias planetarias de su carta natal. Pregúntaselo a su amigo el coreógrafo Hermes Pan, o a cualquier otro que esté próximo a esa leyenda danzante.

Intenta averiguar lo que cuesta conseguir que sus ágiles pies vayan hacia donde él no quiere ir, o que haga algo que no quiere hacer. Bing Crosby también es famoso por su personalidad imperturbable, serena y campechana. (Probablemente el que iba en el barco era uno de los hijos de Bing.) Y en cuanto a Gary Cooper, fíjate otra vez en la estampa flaca y larguirucha del héroe de tantas películas del Oeste. Sus pies dan la impresión de que crecieran directamente del suelo, como si tuvieran raíces. Se mueve por la pantalla del televisor con lenta deliberación, y el número total de oraciones completas que el actor pronuncia en aquellos viejos westerns apenas si llegará a una docena. ¿El actor? Pero si con el venerable sistema hollywoodense de repartos, Gary Cooper siempre hizo unas interpretaciones estupendas de Gary Cooper. Y, como sucede con muchos otros Tauros que encontramos lejos del escenario y de las cámaras, las escenas de amor de Gary Cooper nos muestran a una romántica muchacha que llora: “Te amo locamente, apasionadamente. No puedo vivir sin ti. Eres toda mi vida, amor mío. Dime que te importo. Dime que sientes lo mismo que yo. ¿Me amas, de verdad?”. Y ¿qué respuesta obtiene la pobre chica por semejante torrente de sentimientos? “Si”, (Pero puede ser curiosamente satisfactoria.)

Tauro se siente intensamente atraído por el sexo opuesto, pero entre sus costumbres no se cuenta la de perseguir activamente ningún tipo de placeres. Prefiere atraer a la gente hacia él. ¿Por qué ha de desperdiciar sus energías persiguiéndolos por el campo? Con una pequeña excursión, a una granja y una sagaz observación de las leyes de la naturaleza, quedará en claro la forma en que se activan las emociones taurinas, tanto en cuestiones de amor como de amistad. La pasividad es el comportamiento típico. Tauro prefiere recibir hospitalariamente en su casa, antes que molestarse en ir de visita. El esfuerzo que requiere alcanzar una popularidad centelleante no está hecho para la naturaleza del Toro. Si lo quieren, pueden llamarlo, que él estará. Si le arrojas el anzuelo de la camaradería o del romance, él lo recogerá, si le interesa. Y además, sabrá que hacer con él, lo que no siempre sucede con otros signos más gregarios.

Es raro que Tauro se preocupe, se irrite o se coma las uñas. Es posible que si las cosas no van como él quiere, cavile y ponga cara larga, pero no es del tipo nervioso e inquieto. Estoico por naturaleza, se toma las cosas como vienen, y nada es capaz de alterar esta inclinación fundamental.

Conozco un Tauro que es a la vez abogado y funcionario contable, una doble carrera que para cualquiera supone un esfuerzo considerable, especialmente cuando vencen los plazos de impuestos. Admito que este Tauro se muerde un poco las uñas. Está bien, se las muerde mucho. Habla mas rápido que yo (que hablo bastante rápido) y hasta tiene un par de arrugas de preocupación en la frente. Pero en su carta natal hay una fuerte influencia de Géminis a la que se debe esa aceleración engañosa, y si uno mira por detrás del torbellino de su dinámica imagen exterior, seguirá encontrándose con un Tauro. Su cerebro es capaz de calcular con la rapidez del rayo, pero las decisiones las toma con lentitud y cuidado. Sus acciones son predecibles, su carácter fuerte, y podéis preguntarle a su esposa si se deja persuadir cuando ella quiere convencerle de que se vista para salir, una noche que él tiene ganas de quedarse en casa. Preguntad también a sus clientes que intentan conseguir que cierre rápidamente un trato. El Toro escucha con paciencia y de buen modo, pero los papeles no se firman hasta que él no esté convencido de que la operación es buena. Oh, vaya si es un Tauro, pese al ingenio y a la agilidad de Géminis. La rapidez en la acción no se cuenta entre sus vicios. Tauro acomete con lentitud, y esta no es una falsa inferencia.

Los nativos de Tauro son gente hogareña. Es raro el Toro al que no le encanta regodearse bajo su propio techo y relajarse en un ambiente cómodo y familiar. El cambio lo altera (a menos que tenga la Luna o el ascendente en Géminis, Sagitario o Acuario). Si el Tauro que conoces, lector, no es propietario de su casa, no dudes de que piensa en serlo, y algún día lo conseguirá. Tauro es terrestre y, de alguna manera o de otra, el amor de la tierra le tocará algún día. Si no puede evitar vivir en un atestado edificio de apartamentos, tendrá probablemente en la ventana una maceta llena de geranios o de petunias.

Cuando el bullicioso estrépito de la ciudad ejerza sobre él demasiada presión, se irá decididamente con su caña de pescar en busca de un lugar pastoral y tranquilo. Que el mundo se ponga a girar con demasiada rapidez para él y amenace marearlo, y Tauro se irá simplemente a tomarse un descansito hasta que amaine. Si no tiene la escapatoria de la caña de pescar o de la maceta en la ventana, es posible que se dedique a los negocios inmobiliarios y que se ocupe de resolver los problemas de vivienda de otros, lo cual le permitirá de vez en cuando darse una vueltecita por los suburbios. Por remota que sea, siempre tiene una conexión con la tierra, que puede ser andar por los alrededores del hipódromo o dar su paseo de los domingos por un parque, embebiéndose del espectáculo y la fragancia de la naturaleza.

El Toro es sano y de constitución fuerte. No es muy fácil ponerle de espaldas, pero cuando cae en cama es posible que sea lento en recuperarse, debido en parte a su obstinada negativa a obedecer a los médicos. Su inclinación natural a evitar el optimismo tampoco favorece una recuperación rápida. Las zonas susceptibles de infección y de accidentes son la garganta, el cuello, las piernas, tobillos, órganos reproductores, espalda y columna vertebral. Los resfriados le acarrean con frecuencia dolores de garganta, y el exceso de peso producido por el legendario amor taurino de la comida y la bebida, de la comida sobre todo, puede imponer un esfuerzo excesivo al corazón y convertirse en causa de problemas circulatorios, debilidad en los tobillos, venas varicosas y otras dolencias crónicas. Otra posibilidad es la gota, pero sin embargo, si evitan la obesidad, el letargo y las infecciones renales, la mayoría de los nacidos en mayo pueden gozar de mejor salud que el resto de sus semejantes. Digamos las cosas como son: si el Toro bebe en exceso o se vuelve gordo y haragán, perderá su físico espléndido y su robusta salud. Una de las principales causas de sus enfermedades es la falta de ejercicio y de aire puro. Su organismo lo necesita siempre, por más que su voluntad obstinada pueda negárselo.

Y ya que hablamos de obstinación, digamos que de nada sirve decirle a Tauro que es obstinado (u obstinada). Tal como el mismo se ve, el Toro no es nada terco. Es paciente. Cuestión de semántica. Tampoco es cabeza dura, solamente firme y sensato. Ni aunque en ello le fuera la vida podría entender por qué la gente le juzga de manera tan injusta.

La verdad es que Tauro es todo lo obstinado que puede serlo un ser humano sin llegar realmente a convertirse en piedra. Parece que a los Tauros les hubieran encolado no só1o a su asiento sino a sus opiniones. Un marido Tauro se negará a acompañar a su mujer a la casa de una amiga si allí no hay sillas lo bastante cómodas para que él se siente. Inútil que ella se lo ruegue: él no irá. A su vez, la mujer Tauro que no aprueba a los amigotes de su marido, simplemente no les habla. Así y todo, es verdad que los Toros pueden hacer gala, con justicia, de la virtud de la paciencia. Más de uno soporta, durante años y sin quejarse, cargas emocionales y físicas, y cuantos más problemas se le juntan, más fuerzas encuentra Tauro para afrontarlos. Su lealtad y devoción a la familia y a los amigos excede a veces los límites de la comprensión. Son muchos los hombres y mujeres Tauro que se merecen medallas de oro por su valor para soportar golpes del destino que habrían derrumbado sin remedio a los nacidos bajo otros signos. Espléndido. Estoy de acuerdo en que se le dé a Tauro una cinta azul en reconocimiento de su fortaleza. Pero eso no cambia el hecho de que es obstinado.

Muy pocas son las cosas que le quitan el apetito. Por lo común, el Toro puede comer cualquier cosa, desde pimientos fritos a tarta de chocolate con crema batida, pasando por nabos y entremeses, y todo en la misma comida, sin sufrir la menor indigestión. El rosbif y los bistecs suelen ser sus platos favoritos, y le encanta terminar con los restos. Si le sumamos alcohol, Tauro puede parecerse muchísimo al rey Enrique VIII de Inglaterra, regodeándose alegremente en un regio banquete. (Claro que un ascendente Virgo puede hacer que viva de zanahorias crudas y lechuga, acompañadas de zumo de ciruelas.)

Lo que hace cosquillas al sentido del humor de Tauro son las comedias de bofetadas. Son muchos los Toros a quienes se les escapa la sutileza de la sátira, pero se desternillarán de risa cuando alguien se resbale con una cáscara de plátano o reciba un flan en la cara. El humor de Tauro es terrenal y cálido, juguetón en el estilo de Falstaff. Son personas que raras veces o nunca se muestran realmente crueles o vengativas. Cosa extraña, es frecuente que cuando Tauro es cruel, en su carta natal tenga muchos planetas en Aries. No parece que los dos signos combinen bien en el mismo horóscopo, y un buen ejemplo de ello lo constituye Hitler.

Y si pasamos al tema del dinero... es raro que el Toro y su dinero se separen. No todos los Tauro son millonarios, pero tampoco se encontrarán muchos que estén haciendo cola para tomar la sopa boba. A Tauro le gusta levantar imperios lentamente y con seguridad. Empieza con cimientos bien só1idos y poco a poco va agregando un piso cada vez, hasta haber edificado un negocio estable y consolidado una cuenta bancaria a fuerza de músculos. Lo extraño es que a Tauro le gusta acumular poder, lo mismo que efectivo, pero por el mero placer sensual de poseerlo, ya que frecuentemente delega la acción en sus subordinados. Parece que só1o con saber que el poder está ahí, junto con el dinero, la necesidad de seguridad de Tauro queda satisfecha. ¿Por qué ha de tomarse el trabajo de ser él quien maneje todos los hilos? Si para hacer eso están los Cáncer y los Capricornio, mientras el Toro descabeza un sueñecito, aspira la fragancia de una flor o mira pasar las chicas. A él le basta con que todo el mundo sepa quien es el dueño de la pradera. Tarde o temprano, Tauro llegará a tener dinero y, por lo general, dinero que le llega, se le pega. Tauro valora sus billetes y sus propiedades tanto como valora su familia, pero no es tacaño. El corazón y el bolsillo del Toro se abren con generosidad para los verdaderos amigos que se encuentran en verdaderas dificultades.

Lo que es grande le impresiona. Cuanto más grande es un edificio, mas imponente le parece, y si va al zoológico no se detendrá ante los monos, pero se quedará mirando fascinado al poderoso elefante. Tauro es capaz de hacer frente a animales enormes con un valor increíble, pero en cambio se asusta de los ratones. Un tigre suelto no conseguirá que al Toro se le mueva un pelo, pero una minúscula avispa puede hacerle trepar al árbol más próximo, presa de nervioso pánico.

Los cuadros bellos y las grandes sinfonías le conmueven profundamente. No hay Tauro que no conserve alguna prueba del venusino amor del arte y de la música, aunque no sea más que un viejo disco de Caruso o una postal con la reproducción de alguno de los primeros Van Goghs, metida bajo la camiseta que usa cuando sale a pasear los fines de semana. Son muchos los hombres y mujeres Tauro que tienen buena voz. Algunos son cantantes profesionales, otros entonan sus gorjeos en la bañera, sumergidos en un baño de espuma y sonando con una dorada seguridad. De una manera u otra, la música estará siempre presente en la vida de Tauro, y el dibujo y la pintura se convierten frecuentemente en pasatiempo o en profesión.

Al sensual nativo de este signo le tranquiliza el color del cielo. Los matices del azul impregnan de paz sus emociones, y lo mismo, aunque en menor grado, sucede con el rosa y el salmón, pero nunca el rojo, como puede confirmarlo cualquier matador. También los tonos verdes y castaños de la naturaleza le resultan sedantes. Con el verde del papel moneda y una casa de piedra castaña puede estar perfectamente satisfecho.

Aunque las ideas de Tauro son siempre sensatas, también pueden brillar con la claridad y la hondura de quince preciosos zafiros que se suman a seis clases de buena suerte, a medida que doble su dinero bajo la benévola sonrisa de los dioses.

Nada es pequeño en Tauro, ni su capacidad para el amor duradero ni su potencial para la riqueza. El cobre, el metal del Toro, es excelente conductor del calor y de la electricidad, y reluce con satinada belleza a lo largo de años de trajín y uso. Que los excitables se apresuren por llegar, a codazos, a primera fila. La tranquila naturaleza del Toro no necesita de antorchas que le iluminen el camino hacia la seguridad que él busca. Algún día el éxito le llegará, y él estará preparado. Como desde su lejanía Venus derrama sobre él el amor del lujo, puede pagar caras sus posesiones y atesorarlas durante toda la vida; sin embargo, es enemigo declarado del derroche y de la extravagancia. Su hogar es su castillo... y que nadie vaya a perturbar la paz del Toro. Tauro es paciente como el tiempo mismo, hondo como la selva, dueño de una fuerza capaz de mover montañas. Pero es cabeza dura.

Personalidades Tauro famosas

Fred Astaire
Honore de Balzac
Lionel Barrymore
Irving Berlin
Johannes Brahms
Catalina la Grande
Perry Como
Gary Cooper
Oliver Cromwell
Bing Crosby
Salvador Dali
Stephen A. Douglas
Reina Isabel II
Luke Ellington
Ella Fitzgerald
Henry Fonda
Margot Fonteyn
Sigmund Freud
Ulysses S. Grant
William R. Hearst
Audrey Hepburn
Adolf Hitler
Henry J. Kaiser
Willie Mays
Yehudi Menuhin
Vladimir Nabokov
Maximilien Robespi
Sugar Ray Robinson
Bertrand Russell
William Shakespeare
Obispo Fulton Sheen
Toots Shor
Kate Smith
Barbra Streisand
Shirley Temple
Harry S. Truman
Orson Welles
Su banquero amigo

☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼

El hombre Tauro

Vaya, si yo no diría nada
aunque me cayera de encima
de la casa.

... Solo que sería mejor que no te acercaras mucho

Generalmente, cuando me excito de veras;
ataco todo lo que veo.

Tal vez te imaginas al típico nativo de Tauro como un hombre práctico y callado, tan sensato y a ras de tierra como un par de zapatos viejos. Es verdad; así es. Quizás observes también que es lento para pasar a la acción, deliberado y cuidadoso. También es cierto. Y de todo ello deduces que, lógicamente, no es muy romántico. Decididamente falso.

¿De dónde has sacado la idea de que puedes analizar la naturaleza de Tauro valiéndote únicamente de la lógica? Probablemente de algún Libra que está tratando de impresionarte. Pues se equivoca. La lógica no sirve de mucho cuando estás tratando de resolver el enigma de un símbolo fuerte y masculino como el Toro, regido por un planeta amoroso y pacífico como Venus. A ese nativo de Libra, con su mentalidad despierta, dile que se vuelva a la biblioteca.

El toro puede tardar mucho tiempo en decidir si te quiere como mujer. No será él quien se arroje con un salto olímpico a la piscina del romance, para descubrir cuando ya no está en el trampolín que alguien se olvidó de llenarla de agua. Pero una vez que haya llegado a la decisión de que eres tú, y una vez que su mira sea conquistarte, hará que el enamorado de Libra parezca un aficionado. Puede incluso avergonzar al León flechado y al apasionado Escorpio. Tu sensato, lento, práctico y decidido varón Tauro es capaz de enviarte todos los días una rosa roja hasta que te rindas a su asedio... para casarte, o para lo que fuere. Incluso puede escribir una oda poética y enviártela tímidamente por correo, sin firmarla, seguro de que tú sabrás quien la manda. Como enamorado, Tauro es tierno, suave y protector. Su naturaleza sensual le hará sensible a tus perfumes exóticos, a la tersura de tu piel y a la suavidad de tu pelo. Es posible que no te lo diga directamente en florido lenguaje, pero encontrará la forma de hacerte llegar el mensaje. En el Toro, el sentido del tacto es una cosa tangible.

Este signo terrestre, fijo y negativo, está lleno de contradicciones en amor. A Tauro le gustará verte envuelta en pieles suntuosas y colores profundos. Puede llevarte un fragante ramillete de violetas recién cortadas para tus pieles, y a la ancianita que las vende le dejará una enorme propina en la cesta, porque le recuerda a su madre. (Sin embargo, tú no le recordarás de ninguna manera a su madre ni a su hermana, salvo a la hora de protegerte de las miradas agresivas de otros Toros que pretendan pasar a la acción.) La música removerá sus emociones y lo pondrá en estado de ánimo más favorable al amor. Es casi seguro que tiene una canción favorita que le hace acordarse de ti cada vez que la oye. Es la que siempre selecciona cuando echa una moneda en el tocadiscos automático.

Si necesitas mas pruebas de lo romántica que es su alma, el hombre típico de este signo te ayudará a formar tu ajuar con regalos de cumpleaños de porcelana y platería, y para Navidad creerás que es el propio Santa Claus cuando le veas llegar cargado de paquetes misteriosos y chucherías sentimentales. Es de los que sugieren nadar a la luz de la luna, ir de picnic a un bosque fresco y tranquilo, y caminar bajo las estrellas por una senda campestre. La suya será la tarjeta más grande, mejor decorada y más elocuente que te traiga el cartero para fin de año. Cuando un hombre Tauro te corteja lo hace de verdad. Lo más probable es que te lleve a cenar a restaurantes sensacionales, con violines y luz difusa, y que jamás se olvide del día en que os conocisteis o de cualquier otro aniversario de los dos. Dime, por favor, ¿es que te hace falta mas romance?

Es totalmente cierto que el Toro no es un soñador desaforado como el varón de Acuario. Tauro no te levantará en el aire como haría Leo, ni te prometerá llevarte en una nube rosada a vivir con él en un castillo, durante toda la eternidad y un día, como Aries. Lo más probable es que algún sábado por la noche llegue, a pie, con los planos de la casa que piensa construir para ti, de manera auténtica y que pagará con verdadero efectivo. Es probable que ya haya pagado la entrada inicial de la compra del terreno, o por lo menos del apartamento, antes de que os hayáis comprometido. Este hombre se lo toma en serio. Cuando el Toro te levante en brazos para pasar el umbral y te deposite firmemente en su casa, que no se parecerá ni remotamente a un castillo, puedes estar segura de que la hipoteca está en la caja de seguridad del banco. Y realmente, eso no puede ser motivo de queja. Cuando ya te encuentres envuelta en la suave manta de seguridad del Toro, abrigada y cómoda, te preguntarás para qué diablos querías esas nubes rosadas. Estarás demasiado ocupada en disfrutar de tus muebles nuevos y de tu flamante cuenta bancaria (o de la certidumbre de tenerla muy en breve) para llorar por esos sueños nebulosos que, de todas maneras, probablemente no se habrían realizado. Todo esto, claro, si eres una mujer que aprecia los valores só1idos. El problema es que no todas las mujeres son así, pero las chicas sensatas, de 19 a 80 años, aprecian el comportamiento pacífico y campechano del Toro y su naturaleza estable y tranquila. Sus gestos sentimentales, su galanteo práctico y grato pueden ser tan satisfactorios como los poéticos suspiros de un amante más pintoresco o como los osados arrebatos de un Don Juan... y a veces mucho más. Pregúntale a cualquier mujer que haya tenido la sensatez suficiente para hacerse amar de un Toro, recio y firme.

Tauro planea cuidadosamente para el mañana. Así como las ardillas guardan nueces en verano, cuando abundan, para que no les falten en el frío y estéril invierno, tampoco los placeres temporales de una tarde soleada distraerán a Tauro, que siempre estará preparado para el día en que la basura se amontone sin que él pueda apartarla. Y, cosa curiosa, los maridos que pueden permitirse el derroche económico de ir con su mujer a Florida en enero, o enviarla allí para las vacaciones de invierno, suelen haber nacido en mayo.

Naturalmente, una escapada romántica con Tauro tiene sus desventajas... no todo es vino y rosas. Para empezar, tendrás que acentuar tus actitudes más femeninas. Ningún Tauro aguantará a una mujer gritona y masculina, que haga restallar el látigo como un domador. Si tienes opiniones bien definidas, no se las impongas ni te jactes de ellas en público. En privado, Tauro respeta a la mujer inteligente (aunque para él tiene más valor el simple sentido común), pero será mejor que permitas que él sea el más brillante de los dos cuando salgáis a bailar juntos... e incluso si no hacéis más que estar sentados en un restaurante. Si te jactas de mujer emancipada en presencia de sus amigos, puedes esperar una de dos reacciones. Si es un Toro de los primitivos (y te sorprendería saber cuantos hay), lo mas probable es que te de un empujón y te zarandee, y hasta una buena palmada en el lugar adecuado cuando lleguéis a casa... o incluso antes de haber llegado. Si es del tipo mas sofisticado, simplemente se cerrará como una ostra delante de todo el mundo y se quedará como un gran trozo de piedra, sin volver a decir palabra durante el resto de la noche, hasta que tú te sientas tan incómoda que desees que la tierra te trague. También los amigos estarán incómodos. Una situación así puede llegar a estropear una velada, eso sin contar cómo te corta la inspiración.

Tu primer impulso será tratar de arreglar las cosas, pero el intento de sacar a Tauro de su obstinación antes de que esta haya seguido su curso es literalmente inútil; es como empeñarse en mover el peñón de Gibraltar. Si pretendes burlarte un poco de él para conseguir que adopte de nuevo un comportamiento social normal, es posible que termines pensando que ojala le hubieras dejado con su enfado. Un gran trozo de piedra es infinitamente más aceptable que la reacción de Tauro ante quien procura engatusarlo después de haberle fastidiado. Si insistes demasiado, de esfinge silenciosa se transformará en toro bramante, capaz de decir algunas cosas en lenguaje muy prosaico y hacer que tus mejillas se te pongan más rojas aun. Eso, o si no, dirigirse con toda calma al grupo: “Les ruego que me disculpen, pero tengo que llevarme a casa a la charlatana de mi mujer y enseñarle un par de cosas”. Después de eso, te pasarás semanas escondiéndote de todo el mundo. Y todo porque mientras el mantenía hipnotizado al grupo con su opinión sobre la situaci6n política, a ti se te ocurrió decir algo así como: “Ay, cariño, no seas ingenuo. Si todo el mundo sabe que a Fulano cualquiera le soborna. Con sus antecedentes, nadie le votaría ni siquiera para presidente del sindicato de vendedores de helados en la playa, y menos para diputado. No sabes lo que dices”. En ese momento es cuando él clava los talones, se cruza de brazos sobre el pecho musculoso y empieza a poner cara larga, o a partirte la cabeza, lo que sea. Si ves que él busca su abrigo, es mejor que tú también te pongas el tuyo. Es raro que un Tauro deje a su mujer sola y desprotegida entre los lobos, por muy intenso que sea su enfado. Se la lleva consigo, por los pelos si es necesario, de manera que no te hagas a la idea de quedarte para disfrutar de la comprensión de los demás.

Cuando él se vaya, te vas tú. Y permíteme que te aconseje que te disculpes antes de llegar a casa, porque él no lo hará. Refugiarte en brazos de mamá tampoco te servirá de nada. Comparte con él la mesa y la cama, en tanto que él pague el alquiler. La interferencia de la suegra es lo último que está dispuesto a aceptar un Tauro. La primera vez que intentes el recurso de “irte a casa de mamá” será probablemente la última. Después de haberlo visto furioso una vez, tus padres preferirán echar llave a la puerta y dejar que resuelvas sola tus propios problemas.

Conozco a un Tauro, casado con una mujer agresiva, que encontró una solución muy especial. Simplemente, se niega a aparecer con ella en público. La fuerza irresistible de ella se encontró con un objeto imposible de mover: él. La mujer puede salir y despojar de su masculinidad a todos los hombres que quiera, pero no a Tauro, el Toro. Él tiene gran afecto por su pareja, y en muchos sentidos sus relaciones son excelentes, se respetan muchísimo el uno al otro, pero si ella no aprende a ser sumisa, callarse la boca y dejar que el hombre sea él, tendrá que ir sola a fiestas, reuniones y teatros. Su marido se ha negado a acompañarla desde la vez que con otras parejas fueron a cenar a un lugar elegante. Ella se apoderó del menú y encargó la cena para todos. Durante el primer plato hizo comentarios imprudentes sobre la corbata y el corte de pelo de su marido, y a los postres le interrumpió varias veces mientras contaba chistes. Ahora tiene que ir sola a cualquier ocasión social porque su compañero se niega a moverse de casa. En realidad, no se le puede culpar. No hace más que mantenerse fiel a su signo solar. Y aun en este caso, el matrimonio sigue siendo só1ido; pero no siempre se tiene tanta suerte, de manera que mas vale que no hostigues demasiado a tu Tauro.

Es sumamente paciente, pero no se dejará poner un anillo en la nariz. Tampoco le gusta sentirse ahogado por una enredadera. El Toro es demasiado práctico, y ama demasiado su libertad, para estar bien con una mujer que se le pegue como un sello y de un grito cuando se le cae un pañuelo. No tiene inconveniente en que su compañera tenga cierto fuego y temperamento; eso le atrae y equilibra su propia madurez. Con una leve sonrisa divertida, Tauro la observará mientras ella se escabulle alegremente, de manera típicamente femenina, como se miraría a un gatito mimado que juega con un ovillo de hilo de brillantes colores. Pero el gatito sabe que cuando el Toro le da un buen tirón al hilo, hay que dejarse de juegos y bromas para escuchar la voz del amo. Nadie puede ser más bondadoso, gentil y tolerante que Tauro, cuando siente segura su masculinidad. Es capaz de hacer cualquier cosa en el mundo por la mujer que ama, salvo dejar que ella lleve los pantalones. A veces, Tauro puede conducirse como un torpe oso de circo, y su humor suele ser basto y ridículo. Pero cuando la fiesta termine, el Toro no seguirá haciendo el papel de bufón.

Le gustan los estudios de mercado, y es raro que se meta atropelladamente en un galanteo serio. Es posible que la chica a quien invita al cine todos los sábados por la noche, desde hace un año, se pregunte intrigada cuando ira la cosa en serio. Tauro necesita tiempo para que en su caldera se forme el vapor suficiente para que la máquina funcione a toda velocidad, pero una vez que ha puesto sus miras en una mujer determinada, no se desvía de su camino. Hasta es posible que olvide su sensatez y su cautela. El varón típico de Tauro es ciego para cualquier advertencia de incompatibilidad cuando ha sido alcanzado por la flecha de Cupido. Cuanto mas se empeñen sus amigos en señalarle posibles obstáculos, mas obstinado se mostrará... y ya sabemos lo que puede suponer ese “mas”. Por consiguiente, suele suceder que Tauro cometa el error de enredarse con signos de aire y de fuego, cuando en la mayoría de los casos se lleva mejor con los de tierra y de agua. A veces, la combinación resulta beneficiosa. Los opuestos pueden atraerse y seguir atrayéndose. Pero cuando no sucede así, Tauro necesitará mucho tiempo para superar las cicatrices de un divorcio antes de que esté dispuesto a empezar de nuevo con una mujer que armonice mejor con su propia disposición y con su manera de ver.

Las perspectivas financieras con un hombre de Tauro son por lo general excelentes; un cuadro en tonos rosados. Pocos Tarros dejarán de alcanzar, si no la riqueza, la seguridad por lo menos. Hay entre ellos quienes juegan al juego del Monopolio con dinero de verdad, y ganan. El Toro consigue con igual facilidad bienes raíces y dinero efectivo.

Es probable que adore el campo, el fútbol, la pesca y el camping. En todo caso, le gustarán las flores, la jardinería y los largos paseos a pie. Prefiere leer libros sobre los valientes héroes de antaño, o las biografías de los constructores de imperios, antes que novelas rebuscadas o profundos tratados filosóficos. La mayoría de los Tarros se suscriben a varias revistas para hombres, algunas terrenales y prácticas, otras que le ofrezcan arrobadoras imágenes femeninas.

Es hombre de la cabeza a los pies, de modo que jamás le ofrezcas esos pulcros sándwiches de miga con el pan descortezado. A Tauro le gusta la buena cocina casera, a la antigua, con muchas patatas y salsa, y el pastel de manzanas como el que solía hacer mamá. Cómprate un buen libro de cocina, aunque él también estará dispuesto a llevarte con frecuencia a cenar afuera. Un Tauro típico no espera que su mujer sea esclava de la cocina (aunque pueda llenarte de ollas y cazos cuando los domingos juega a cocinero y espera que tú laves los platos).

Como padre, el Toro es perfecto. Aunque piense que es importante tener un varón que perpetúe el apellido, será especialmente tierno con las niñas. El padre Tauro es cariñoso, cálido y tierno. Tauro impondrá elevadas normas a sus hijos y esperará que sepan respetar la propiedad y las posesiones. Es un padre paciente, a quien no le importará que los niños sean lentos para aprender las lecciones, con tal que las aprendan bien. Está convencido de que a las mentes jóvenes hay que llevarlas lentamente hasta la madurez. Tal vez encuentras que pone demasiado el acento en las cosas materiales, y que cubre a los niños de regalos caros, que ellos no saben valorar. Pero también los cubrirá con su tiempo y su dedicación, y cuando sea necesaria no faltará su mano firme para la disciplina. En general, vivir con papá Tauro puede ser una grata experiencia, llena de amor (salvo en las raras ocasiones en que el Toro carga ciegamente, lleno de furia, y toda la familia corre a esconderse detrás del piano).

El marido típico de Tauro es generoso hasta el exceso con su mujer. No te privará de buenas ropas, perfumes y chucherías; tendrás muebles elegantes, pero prácticos, y la despensa siempre llena. Es raro que el Toro ahorre en muebles, ropa o comida, pero tampoco el dinero le hará agujeros en los bolsillos (salvo que en su carta natal haya aspectos impulsivos en lo financiero). Le gusta el lujo, pero no está menos enamorado del dinero, y tomará medidas para que el suyo sirva para comprar algo más que las palabras de un vendedor.

Es un hombre que trabaja mucho y necesita mucho descanso. Ocúpate de que no le falte, porque cuando está cansado y no se siente bien, puede convertirse en un gruñón insoportable. Jamás le fastidies ni le acuses de dejadez, porque sería como agitarle una bandera roja en la cara. É1 vive la vida a su propio ritmo, que es tranquilo, y no se deja urgir ni llevar por delante. Su velocímetro no registra más que una velocidad: moderada. Los intentos de hacerle girar alegremente en el tiovivo de una continua actividad social están condenados al fracaso. Al Toro le gusta recibir en su propia casa, pero prefiere unas pocas personas de intereses afines y no una multitud. Invita a los viejos amigos, o a los que tengan metas y ambiciones importantes, y se mostrará cordial y hospitalario. Si insistes en abarrotar su casa de tipos frívolos y sin nada en la cabeza, es posible que simplemente desaparezca de la escena... a veces para siempre.

Cómprale una de esas tumbonas en la que pueda recostarse cómodamente. Nada de ruidos fuertes, radios ni televisores vociferantes, por favor. Que tu casa esté llena de música, belleza y paz. Recuerda que los pantalones le van a él mejor que a ti.

Si eres su mujer, no podrás pedir hombre mejor. Nadie te tratará jamás con tan graciosa consideración, y por eso, realmente merece ser respetado. El amor de Tauro es simple, llano y sincero. Su naturaleza afectuosa y la atención con que te halagará harán que te sientas segura de ser amada, pese a todos tus defectos y fallos que otros hombres criticarían sin cesar. Tauro ofrece una lealtad y una dedicación perdurables, con un corazón fiel; y todo eso significa seguridad afectiva. Si a eso se une la seguridad financiera y el espíritu romántico, no tienes nada más que pedir. Estamos de acuerdo en que es obstinado, pero no olvides que la obstinación, según como se la mire, es paciencia, y la paciencia es una virtud rara.

Compra una buena manta, peluda y esponjosa (Tauro adora las cosas que son suaves al tacto), arrópalo con ella cuando se siente en su sillón y léele la información de la Bolsa. Procura que no le falte su baño caliente con sales perfumadas y mucho jabón de su fragancia preferida. Sírvele un buen plato de copos de avena, y estarás segura de que tienes a tu lado a un hombre fuerte y dulce, que te protegerá de todas las tormentas. Satisfacción, se llama eso. ¿No te parece agradable? Afuera, la escarcha -la nieve cegadora, la furia sombría de la tormenta de viento-, adentro, el rojizo resplandor del fuego y los niños en su nido de alegría.

lblblblblblblblblblblblblblblblbl

La mujer Tauro

Afuera, la escarcha- la nieve cegadora,
la furia sombría de la tormenta de viento -,
adentro, el rojizo resplandor del fuego
y los niños en su nido de alegría.

Recuerdo una conversación que tuve una vez con una escritora cuya madre había nacido en mayo. Mientras hablábamos de los hábitos y del carácter de sus padres, la muchacha comentó que “Mamá era una mujer alta”. “Pues entonces tú debes haber salido a tu padre”, señalé, ya que la chica era de estatura mediana. Sonrió. Y jamás me olvidaré de lo que dijo. “No me refería a la estatura física. Mamá era mas baja que yo. Yo hablaba del alma”. La muchacha era Piscis, el signo que ve más hacia dentro.

Tenía razón. Una mujer Tauro es una mujer alta. Aunque no llegue a medir un metro y medio, puede alcanzar la altura suficiente para hacer frente a casi cualquier emergencia en la que pueda situarla la vida. En muchos sentidos, la mujer Tauro es la sal de la tierra, una combinación de las más preciosas cualidades que todos los hombres buscan, y que rara vez encuentran. Es capaz de exhibir un genio violento que llevará a un fuerte varón a refugiarse corriendo en los bosques (o por lo menos debajo de la mesa), pero no se entregará a un acceso de cólera si no la provocan. Por lo general, si nadie la atormenta mas de lo que puede soportar un ser humano, o si el destino no le da una mano realmente muy mal barajada, será capaz de jugar con limpieza la partida de la vida, con admirable serenidad. Su candor y su sinceridad básica no conocen la dilución de las lágrimas ni otras tretas femeninas parecidas. La muchacha Tauro aventaja en valor moral y emocional a más de un recio varón, pero tiene suficiente confianza en su sexo para dejar que el jefe seas tú, si eso te gusta. Si tú no te haces cargo, es posible que tome las riendas y sea ella quien se encargue de dirigir las cosas, aunque preferiría que fuera al revés. Lo que busca es un hombre de cuerpo entero, porque sabe que ella es una auténtica mujer, y está orgullosa de serlo. Para ella, ser mujer no significa necesariamente ser una coqueta incorregible, una cabeza hueca o una gatita que se finge débil para salirse con la suya. No tardarás mucho en darte cuenta de que tiene su propia opinión, y de que es lo bastante fuerte como para no necesitar ponerse fastidiosa para conseguir su objetivo.

Generalmente, la mujer Tauro encierra en sí el autodominio suficiente para sujetar un tiro de caballos (lo que da justa idea de la fuerza oculta de su voluntad), si decide ejercitarlo. Y esperamos que así sea. Con ascendente en Aries, Leo o la Luna puede esperarse de ella alguna que otra crueldad o frecuentes tormentas emocionales, y con fuertes influencias de Piscis o de Géminis en su carta natal es posible que sea mas inquieta e indecisa, pero la típica mujer Tauro practica el dominio de sí en todos los ámbitos de la vida y casi continuamente. Y es bueno que eso ocurra, porque su exterior normalmente plácido oculta una naturaleza sensual que vale la pena investigar un poco.

Los hombres aprecian siempre su generosa tendencia a tomar a la gente como es, sin reticencias. Se siente tan cómoda con un hombre de ciencia que venga de estudiar las moscas tse tse en el Congo como con el tragaespadas del circo. Los dos hacen aquello para lo que nacieron, ninguno de los dos es un impostor, y eso es lo que a ella le interesa. Sus mejores amigos pueden ser criaturas espeluznantes arrancadas directamente del mundo de Toulouse-Lautrec, o pueden ser cuadros de Norman Rockwell que han cobrado vida. Pero siempre se tratará de seres reales, no maniquíes ni estatuas. Cuando tropieza con alguien que le disgusta, la mujer Tauro no inicia una campaña para destruirlo, ni enfrenta o desafía sus ideales y sus motivos. Lo evita, simplemente. Con sus enemigos puede mostrar una helada indiferencia, pero si tú te cuentas entre sus amigos, te será leal a través de todas las vicisitudes. Su decisión de serte fiel hará que la amistad entre Damon y Pitias parezca una relación circunstancial.

Puedes conducir un Maxwell, subir al mástil de la bandera, descuidar totalmente tu aspecto o ponerte flores en el pelo, si eres su amigo, de alguna manera ella justificará tus acciones. Hay un pequeño detalle, claro: ella espera tercamente de la otra persona su misma fidelidad ciega y su invariable lealtad. Y si a cambio de la suya no le ofreces una devoción total, puede enfurruñarse en un rincón como una triste nube gris de resentimiento acumulado.

No confundas eso con los celos, sin embargo. La mujer Tauro normal acepta el masculino deporte de mirar a las muchachas. A diferencia de las mujeres Leo o Aries, Tauro no se pondrá roja de furia cada vez que tú admires abiertamente a una chica bonita. Para encender su cólera hace falta algo más que un simple flirteo o un beso de despedida en la mejilla de una buena amiga. Si sobrepasas los límites de su idea de lo que es jugar limpio, puede llegar a ser temible, pero la línea está trazada con cierta generosidad. Realmente, tendrá que sentirse muy acorralada para que estalle con la furia típica del Toro.

Está bien, puedes hacerle un guiño a esa cajera tan bonita, pero no pongas demasiado a prueba la paciencia de tu chica Tauro. Por inagotable que parezca, tiene sus límites, y si nunca la has visto enfurecida, mejor déjalo así.

Tauro no es una mujer dominada por objetivos estrictamente mentales, sin que eso quiera decir que no sea inteligente y despierta. En cuanto a seso, está a la altura de los hombres y de las mujeres más dotadas, pero no le preocupa demasiado entender la teoría de la relatividad ni complacerse en abstracciones. Los títulos universitarios múltiples no la fascinan ni la impresionan; uno es suficiente para ganarse su respeto. Una mentalidad práctica, el sentido común y la capacidad de entender lo fundamental de cualquier tema son lo esencial en ella. Pero la típica muchacha Tauro no es una intelectual que se divierta leyendo a los filósofos, y las ideologías intrincadas no son su fuerte. Su pensamiento es práctico y sólido, sin adornos ni demostraciones de calistenia mental. Tiene los pies bien plantados en la tierra, y en sus firmes talones no hay el menor indicio de que puedan asomar alas. Es raro que las mujeres Tauro sean inquietas; no pierden ni la cabeza ni el equilibrio.

Normalmente, la perspectiva taurina es recta y segura, sin deformaciones ni distorsiones (aunque la Luna en Géminis puede provocar en ella algunos remolinos).

Es una criatura estrictamente física, lo que a ti te interesará indudablemente, pero para interesarle a ella, un objeto o una idea tiene que actuar sobre sus afinadísimos sentidos. Tauro se desentiende por completo de cosas que son “buenas para ella”, que “todo el mundo hace” o que la “estimularán mentalmente”. Si acudes a ese tipo de persuasión la harás bostezar. Para que reaccione con auténtico interés, ella tiene que encontrar alguna satisfacción sensual en todo lo que hace.

Es raro encontrar a una mujer Tauro acomodando en un jarrón unas cuantas flores artificiales. Para ella las flores deben ser reales y tener su propia textura o fragancia. En primavera y en otoño recogerá enormes ramos de retama y dulcamara, y en verano llenará la casa de grandes dalias y crisantemos. Su perfume será por lo común exótico y persistente, aunque algunas Tauro se inclinan en sentido opuesto y prefieren la fragancia de un cutis y un cabello limpios hasta la exageración. A las muchachas de este signo les conmueven indudablemente las sábanas recién lavadas e impregnadas del suave olor del sol, o el aroma delicioso del pan que se cuece en el horno. Les levanta el ánimo el olor del diario de la mañana, la emanación embriagadora de la hierba recién cortada después de una lluvia de primavera, la de una vela de cera al arder o el humo que se eleva de una pila de hojas otoñales. Que esto te sirva de advertencia para usar una buena marca de loción para afeitar, frotarse detrás de las orejas con un trozo de periódico húmedo, meterte una hoja medio quemada bajo la solapa y conectar el sistema de riego antes de darle el beso de las buenas noches. Los olores desagradables la afectan con la misma intensidad, aunque en sentido opuesto. No es una chica a quien le gustaría tener en su casa un zorrino, aunque lo hubieran desodorizado. No la lleves a comer pescado frito sin llevar contigo un aromatizador de ambientes. El problema está en el olor de la fritura; la fragancia del pescado fresco recién sacado del agua es otra cosa: es natural. Tampoco un establo ofenderá sus delicadas narices. Otra vez, Madre Natura. Si quieres que tu cortejo termine en un éxito olfatorio, tendrás que hacer una lista minuciosa.

También los colores exaltan sus sentidos, cuanto más intensos mejor. Todos los matices del azul te ayudarán a debilitar su resistencia, al igual que el rojo y el rosado. Cuando la vayas a visitar, ponte una corbata azul y una camisa de color rosado fuerte, pero no al mismo tiempo. Recuerda que Tauro también tiene el instinto de la armonía, y no querrás parecer un jardín de infancia mixto.

En la comida exigirá el sabor justo, y generalmente será generosa con los condimentos (a no ser que tenga ascendente en Virgo o en Capricornio). No te olvides de llevarla a lugares donde haya excelentes cocineros, porque una magra hamburguesa y una inexpresiva sopa de guisantes la dejarán emocionalmente fría. Si tienes suerte, será ella quien te invite a comer algo preparado en casa, y lo más probable será que le hayas pedido su mano antes del postre. Cuando una chica de este signo se ata el delantal, no es para preparar tostadas con canela. Siempre será buena idea, si vas a visitarla, ir con el estómago vacío. La Tauro típica puede conquistarte cocinando, y su cocina es una verdadera trampa para cazar hombres.

Los sonidos armoniosos y los efectos visuales bellos la atraen como un imán. La mayoría de las Tauro tienen notable talento para la música y el arte o saben apreciarlos, en todo caso. Es posible que sean muy buenos los dibujitos que hace distraídamente mientras habla por teléfono. Si la invitas a salir, los conciertos y las exposiciones son muy buena idea, y para una luna de miel piensa en las cataratas del Niágara o en el Gran Cañón del Colorado. La majestuosidad de la naturaleza la dejará arrobada.

Si el Niágara resulta demasiado caro, entonces llévala a un parque de diversiones. Probablemente, le encantará andar en la rueda giratoria, sintiendo el viento en las mejillas y escuchando la música del organillo. (La montaña rusa les llamará la atención a sus hermanas de Aries y de Géminis.) Es rara la mujer Tauro que nunca haya estado en una granja ni viajado por el país como autostopista, y a quien no le guste montar a caballo e ir de pesca. Con toda su sensualidad, la mujer Tauro tiene en el fondo de su corazón una vena retozona. La tierra la atrae con su llamada seductora, y ella responde echando los brazos al cuello de Madre Natura, con auténtico arrebato. Si quieres que con la misma autenticidad te abrace a ti, procura no poner música estridente, no comer ajo sin hacer gárgaras después y no vestir con colores disonantes.

Por último, está el sentido del tacto. Las mujeres Tauro son de las que se quejan de que tu pullover “raspa”; su tacto no resulta “grato”. Son poco menos que capaces de decir el color de una tela, acariciándola con los ojos cerrados. Los tejidos que usen serán suaves y agradables al tacto, nunca irritantes, y lo más probable es que Tauro se vista con sencillez y buen gusto.

Su naturaleza sensual tal vez no llegue al punto de usar ropa interior de encajes y vestidos rebuscados (a no ser que haya un ascendente en Leo o Piscis, o influencia lunar). Prefiere la ropa sencilla y deportiva, los conjuntos caros pero sin exceso de adornos y detalles, y en el vestir persigue ante todo la comodidad; también en las tiendas prevalece su sentido práctico. Si en su carta natal es fuerte la influencia de Acuario, es posible que alguna vez se chifle un poco por los trapos, pero incluso en esas ocasiones lo que elija servirá a algún propósito utilitario.

A medida que la conozcas mejor, te darás cuenta de que esta muchacha puede ser una torre de fuerza. Rara vez se muestra exigente, salvo en lo que se refiere a lealtad, y su disposición es generalmente estable, terrenal y agradable. A la gente le encantan sus modales fáciles y directos; Tauro es tan calmante como un baño templado. Y probablemente a ella le gusten los baños templados, con montones de aceites, lociones y burbujas. Es frecuente que el cuarto de baño de una mujer Tauro parezca el apartamento privado de Cleopatra, y uno puede esperar ver aparecer un esclavo con un abanico de hojas de palmera.

Tal vez tengas que aprender por dura experiencia que a una mujer de este signo no le gusta que la contradigan, especialmente en público; pero eso puedes evitárselo teniendo presente las características de su signo solar. Recuerda que le gusta hacer las cosas con lentitud. Si la urges o la presionas se irritará, y no es prudente hacer irritar a una mujer Tauro. Su tiempo puede ir desde lento a deliberado y persistente; es raro que se muestre impulsiva, pero si la pinchas puede llegar a ser violenta.

La maternidad le sienta a las mil maravillas. Se adecua armoniosamente a su disposición serena y combina a la perfección con lo bovino de su naturaleza. Tauro es tierna con los bebés y adora a los chiquillos, pero a medida que crecen, tiende a mostrarse demasiado estricta y exigente con los niños. En las mujeres Tauro hay una vena de inflexible terquedad que hace que les resulte difícil aceptar los múltiples y confusos cambios de la adolescencia. La madre Tauro se enoja cuando no se respeta su disciplina. No aguanta desobediencias ni desafíos, que despiertan toda la furia del Toro. También se le hace difícil tolerar la ociosidad o el desaliño, de modo que lo más probable es que los chicos aprendan a mantener la pulcritud en su cuarto.

El amor de este signo por la belleza y la armonía impide que los nativos acepten con calma la falta de esmero y la dejadez.

Hijos desordenados y casa desarreglada pueden hacer que la madre Tauro lo vea todo rojo. Fuera de estas peculiaridades, será probablemente buena madre y, con los años, sus hijos encontrarán en ella más bien una amiga que una imagen materna. La mayoría de los retoños de una mujer de mayo la recuerdan como una madre cálida y maternal durante sus años de infancia, y una compañera con gran sentido del humor con el correr del tiempo. Los años intermedios, aquellos en que la impaciencia juvenil choca con la firme determinación del Toro, pueden dejar algunos recuerdos desagradables. Pero la madre Tauro defenderá leal y valientemente a sus hijos de los peligros externos y les enseñará a imitar su propia honradez y valentía.

Las mujeres Tauro jamás son remilgadas. Es raro verlas llorar o quejarse. Son las mujeres que sin decir palabra se ponen a trabajar hasta que el marido termine sus estudios de medicina o toman un trabajo para hacer en casa si la familia pasa temporalmente por una crisis financiera. Pese a la lenta deliberación de sus movimientos y a su frecuente necesidad de descanso, las mujeres Tauro no tienen nada de holgazanas; trabajan con empeño. Son capaces de treparse a una escalera para rascar o pintar las paredes con la fuerza de un hombre, pero necesitan de una siesta por las tardes, para recuperar fuerzas. Tauro marcha orgullosamente junto a su hombre, y es raro que intente dejarlo atrás o cobijarse en su sombra. Más de una mujer Tauro ayuda en sus estudios a su marido, si él está siguiendo cursos especiales en su carrera profesional, o le pasa a máquina la correspondencia comercial que él trae de su despacho. En estas cosas, es una compañera excelente. Las Tauro jamás esperan que las mantengan sin aportar algo, y se sienten muy mal con un hombre que a su vez no aporte, aunque tratan de soportar la situación del mejor modo posible. A las mujeres Tauro les disgustan todas las formas de debilidad.

Su impasibilidad ante el dolor o el estrés emocional es casi milagrosa, y en ocasiones supera incluso a la de la mujer Escorpio. Recuerdo una escena que presencie una vez en un hospital. A una mujer Tauro la llevaban al quirófano para una intervención, grave hasta el punto de que sus posibilidades de sobrevivir a la operación eran muy pequeñas, y ella lo sabía. Era un riesgo calculado. Mientras el marido miraba como la ponían en la camilla de ruedas en que la llevarían hasta la sala de operaciones, ella se dio cuenta de que tenía los ojos llenos de lágrimas, pero no hizo el menor comentario. En cambio, empezó a hacer bromas, hasta conseguir que las enfermeras, e incluso el médico, sonrieran. Lo último que le oyó decir su familia mientras los enfermeros procuraban entrar la camilla en el ascensor fue algo típico de Tauro. En vez de dirigir a sus seres amados una patética mirada de despedida, se apoyó en un codo para decir enérgicamente a los enfermeros: “Antes de volver a ponerme sobre este armatoste, consigan un poco de aceite para engrasar las condenadas ruedas”. Una mujer Tauro jamás deja que los sentimientos anulen su sentido práctico.

Quien se case con una mujer nacida en mayo no se casa con un bebé llorón ni con una buscadora de oro. Tauro espera que él se ocupe de ella y administre con sensatez la economía de la familia. Y cuando se trata de muebles y de comida, espera la mejor calidad, pero también está alerta a las gangas y es capaz de esperar para tener los lujos que anhela.

Dado su instinto de estabilidad, no le resulta atractiva una fortuna rápida y sin cimientos firmes. Prefiere ver que construyes cuidadosamente, de cara al futuro. Para ella es importante producir buena impresión, y son muchas las Tauro que respaldan al marido en su búsqueda de seguridad, invitando a cenar a gente influyente. Una esposa Tauro es el espíritu de la hospitalidad.

Es de las que se quedan en vela noche tras noche, cuidando a un niño enfermo, y ruegan por su salud con una fe sólida como una roca, y de las que tiernamente pueden devolver la esperanza a un hombre a quien el mundo ha golpeado, infundiéndole confianza con su propia intrepidez. Es tan confiable y predecible como un reloj de pie, tan capaz de arreglar una tubería rota o de cambiar un fusible quemado como de hornear un pastel de cerezas o coser un botón. En su corazón hay siempre lugar suficiente y amor bastante para acoger en su hogar a amigos y extraños, y su casa será un puerto para quien acaba de salir de una tormenta. Como decía mi amiga, las Tauro son”mujeres altas”.

lblblblblblblblblblblblblblblblbl

El niño Tauro

De nada servirá que bajen la cabeza,
diciendo... Ven, cariño... “;
si a mi me gusta esa persona,
iré, y si no, me quedaré aquí...

Es posible que empieces a tomar conciencie de que tu bebé recién nacido es un Toro cuando intentes vestirlo para salir con él del hospital. “Mete los bracitos en el suéter que te ha hecho la abuelita -murmurarás con ternura maternal-. ¿Por qué cierras así los puñitos y pones los brazos tan rígidos? A ver, que niño tan bueno. Vamos, a ver”.

“Déjame a mí -dice tu marido-. Bueno, vamos ahora, hijo. A ver, esos brazos en las mangas. Es fácil. ¡Eh! ¿Me has oído, Charlie? Vamos, mueve los brazos. ¡Muévelos!”

Interviene la enfermera.

No se enfaden -dice-, que siempre es difícil vestirlos cuando son pequeños. Oh, que bebé tan bueno. Bien despierto, pero sin llorar ni nada”.

“Sí, es tranquilo -asiente el papá-. Pero sigue con los brazos cruzados sobre el pecho y no se los puedo separar. Es tan fuerte que me cuesta movérselos”.

“Creo que no quiere que le pongamos el suéter, señalas tú, con un vacilante germen de intuición maternal.

La enfermera se aproxima al Torito con eficiencia profesional.

“Déjeme a mi. Vamos, muñequito, así... en la manga. El puño primero, así es como se hace”.

Y obliga al bracito a pasar por la bocamanga. De pronto, la carita del Toro se pone de un intenso color rojo-purpúreo-azulado, y se oye un lamento que hace que todas las enfermeras del piso acudan corriendo a la habitación. (Aunque mas que un lamento es un rugido. Un interno que estaba en el pasillo pensó que en el sótano había estallado la caldera.) Tu bebé Tauro anuncia así que no le gusta que le fuercen. Es una advertencia, y se repetirá.

Es el mismo ruido que oirán los vecinos cada vez que trates de obligar a tu hijo nacido en mayo a que haga algo que él no quiere. Habrá montones de problemitas, como tratar de llenar de copos de avena una boca que parece cerrada con cola, meter una férrea piernecita en un par de bragas de goma o intentar sumergir en la bañera un cuerpecito rosado y regordete que de pronto parece haberse vuelto de cemento. Perderás muchos kilos y llegarás a tener un gran dominio muscular. Las madres de niños Tauro tienen siempre músculos como Popeye, aunque su aspecto suela ser tan frágil como el de Olivia.

Aparte ser lisa y llanamente cabezas duras, los bebés Tauro son una delicia para criarlos. Los padres de niñas y varones nacidos bajo este signo comprobarán que sus hijos son mimosos y tiernos. Con su rizo en la frente, el Torito se te subirá de un salto a las rodillas para que le beses, y te dejará sin aliento con sus abrazos de oso. A tus amigos, si confía en ellos, los tratará con el mismo afecto. La pequeña Tauro hará gestos de coquetería desde su sillita alta para que le sirvan una ración más de postre. Probablemente, será la nenita de papá, a quien se le hará difícil resistirse al límpido encanto de su hija... tan difícil como se le hace a mamá acorazarse contra la tranquila dulzura de su hijito Tauro. Los niños de uno u otro sexo serán sanos y fuertes, con inclinación por el atletismo. Los varones serán bien varones, a veces la piel de Judas, alegres, fuertes y decididos. Las niñitas muy femeninas, de las que cuidan como una madre de sus muñecas, mantienen todo limpio y juegan a ser el ama de casa. A algunas les gustan los juegos de varones, y con ellos las encontrarás, trepándose a los árboles o jugando a las canicas; pero esencialmente, cuentan con todos los encantos de la feminidad para recurrir a ellos cuando quieran. Y son muchas las veces que quieren.

Ya de pequeñitos, los niños Tauro parecen, en general, más competentes que otros chicos. Para empezar, son emocionalmente estables y rara vez sufren accesos de depresión, momentos de impulsividad o tendencias exhibicionistas. Pueden ser rechazantes y obstinados, a veces mostrarse tímidos, pero en ellos no son comunes las alteraciones y dolores normales del crecimiento. La disposición de Tauro es normalmente serena y placentera. No se inquietan ni molestan fácilmente. Salvo cuando se rebelan porque se les exige demasiado, son personas tranquilas, alegres y nada imprevisibles. En ellos hay una madurez de la que carecen los niños nacidos bajo otros signos solares (excepción hecha de Capricornio y de Escorpio). Incluso los Toritos muy pequeños suelen portarse muy bien cuando hay extraños, pero si les obligas a convertirse en centro de la atención se quedarán como si el gato les hubiera comido la lengua. Déjalos que jueguen en paz en un rincón, y lo mas probable es que las visitas se queden impresionadas por lo bien educados que están.

Un niño Tauro se ocupa tranquilamente de sus cosas, y cuando sea mayorcito, será raro que te incomode con actitudes groseras y de petulancia. Sin embargo, si pones a prueba su buen genio fastidiándole (eso no lo soporta), presionándole o exigiéndole que haga algo que él está decidido a no hacer, puede volverse belicoso. La única manera de afrontar ese desafío es el amor, jamás la fuerza. Un niño Tauro a quien los mayores hayan forzado demasiado puede convertirse en un adulto callado, sombrío y cruel. Recuerda que para el Toro es imposible mantener su obstinación ante las demostraciones físicas de afecto. Un abrazo afectuoso, un beso grande y amistoso y una alegre sonrisa le inducirán a salir de su obstinación. Háblale siempre con suavidad y con 1ógica. Los gritos y las órdenes formuladas con aspereza só1o conseguirán que cierre los ojos y se tape los oídos. Es capaz de resistirse a la disciplina y a las órdenes hasta el día del juicio, pero al afecto, ni un minuto.

Aunque sea aún muy pequeño, estará lleno de sentido común. Si algo le parece razonable, lo hará, pero quiere una explicación práctica. Nada complicado: simplemente la verdad, sinceramente y sin barnices. Con decirle “Tienes que ir a acostarte ahora porque yo lo digo” no irás a ninguna parte. Para él, eso no es sensato ni razonable. En cambio, es probable que darle suavemente una explicación como “Ahora tienes que irte a la cama porque ya vamos a apagar las luces, y si no te acuestas, mañana no podrás salir a jugar porque estarás demasiado cansado” le decida a meterse entre las sábanas y disponerse a dormir. También puedes decirle: “Ahora métete en la cama calentita, con las sábanas limpitas y planchadas, que yo te arroparé con tu manta, tan suave, y te leeré un cuento. Por testarudo que se haya mostrado hasta ese momento, es casi seguro que estas palabras le convertirán en un ángel de docilidad. Como es de naturaleza muy sensual, es raro que la descripción de sensaciones no le haga vibrar una cuerda sensible. Forzarle para que haga lo que se le pide, en cambio, es tan inútil como peligroso para su personalidad futura.

Los colores y los sonidos también afectarán profundamente a su disposición y sus emociones. Adornar su habitación con colores rojos y naranjas vivos y detonantes le pondrá inquieto y obstinado. Los tonos pastel, sobre todo los rosados y todos los tonos de azul, tendrán en él efectos casi mágicos. Son niños que reaccionan visiblemente a los colores. Si estos armonizan con las vibraciones propias de su signo, se mantendrán tranquilos, si son discordantes pueden, sin exageración, lesionar su estabilidad emocional. El mismo efecto tendrán los ruidos fuertes y destemplados.

Es buena idea dar a los niños Tauro, tan pronto como sea posible, lecciones de canto o de música. Casi todos tendrán voz grave, suave y melodiosa, y muchos de ellos mostrarán considerable talento musical o vocal, que preferiblemente habrá que descubrir cuando es aún lo bastante pequeño para encauzarlo bien. Aunque no vaya a hacer de la música su profesión, a Tauro le dará placer escuchar sus propios discos en su habitación. Es posible que prefiera los clásicos a los modernos o a las canciones infantiles. Tal vez le guste dibujar y pintar, y hay buenas probabilidades de que tenga alguna verdadera habilidad artística. Asegúrate de que a tu Torito no le falten papeles y lápices de colores, que son su forma de expresión favorita.

Generalmente, los maestros encuentran que el niño Tauro es uno de los más trabajadores de la clase. A menos que haya posiciones planetarias desfavorables en su carta, los niños Tauro serán trabajadores en la escuela, aprenderán metódicamente sus lecciones y tendrán una notable capacidad de concentración. Aunque no sean estudiantes modelo como los Aries, Géminis o Acuario, tampoco son lerdos ni les dará probablemente por arrojar bolitas de papel mascado en la clase, aunque tal vez se rían si la maestra se da un pellizco en un dedo con el sacapuntas. El niño Tauro es muy obediente por lo general. Su mente trabaja en forma algo lenta, pero jamás se olvida de lo que aprendió, una vez que ha retenido un hecho o una fecha. Son chicos que por lo general superan bien los exámenes, porque se preparan escrupulosamente para ellos. Suelen ser elegidos como líderes para las actividades de grupo, debido a su respeto por el juego limpio, y también a su evidente sentido común y buen juicio.

Es posible que la obstinación de su hijo haga pasar algunos malos ratos a los padres de un niño Tauro, pero no serán muchos ni muy frecuentes. La madre de un Torito que conozco llevó un día a su hijo a la escuela y se arrepintió de no haberse quedado en casa tranquilamente. El niñito había ofendido a su maestra, declarando que lo que ella decía estaba mal. Por supuesto, el autor del libro de texto también estaba equivocado. Al otro día, su madre le llevó hasta el escritorio de la maestra, ordenándole con firmeza: “Pídele disculpas a la señorita, Sammy”. Eso fue más o menos a las nueve de la mañana. A mediodía, en el despacho del director, se oyó a la madre que repetía débilmente: “Pídele disculpas a la señorita, Sammy”. A última hora, cuando ya los alumnos se habían ido, el portero estaba recogiendo los cestos de papeles. Al pasar por el despacho oyó una voz extraña, lejana, temblorosa, casi espectral que hablaba dentro del santuario. “Pídele disculpas a la señorita, Sammy -decía-. Por última vez, pídeselas”. A través de la puerta se oía el ruido hueco de la palmeta. Y silencio. Al día siguiente, el Torito volvía a ocupar su banco. Había sido más fuerte que la madre, la maestra y el director. Jamás se disculpó, pero hizo honor a su signo.

Una vez te hayas resignado al hecho de que nada, a no ser una grúa, podrá mover a tu hijo Tauro cuando haya clavado las pezuñas en la tierra, te sentirás feliz viéndole crecer. Es posible que su ropa absorba toneladas de polvo mientras juega con sus camiones y tractores, y te advierto que, no importa con que frecuencia se lo laves, el pelo de un varoncito Tauro huele siempre como un nido mojado, pero no es niño que pierda el boletín de calificaciones ni las canicas. Tampoco, cuando sea mayor, terminará enroscándose en un poste de teléfono con el coche de papá, por conducir demasiado deprisa. Es posible que entre a saco en la nevera y termine con el pollo frío que reservabas para la cena, o que no sea nada cuidadoso con los muebles. Pero te hará mucho bien al corazón cuando sea grande Y no se olvidará de tu cumpleaños. También tu niñita Tauro se desgarrará su ropa de domingo trepando a un árbol, o se pondrá hecha una furia si alguien le rompe una de sus preciosas posesiones. Pero te ayudará a hacer las tareas de la cocina, y siempre serás bien acogida en su hogar cuando ella esté felizmente instalada con su familia. Y de los dos tendrás probablemente nietos bien educados.

Cría a tu torito o a tu ternerita en una atmósfera de amor hogareña y cálida. Rodéalo de evidente afecto, no de una invisible alambrada de púas. No le tironees demasiado los cuernos y déjale pastar con el ritmo que él quiera. Llénale los oídos de música y los ojos de belleza, y algún día él te llenará el corazón de paz. Y hasta “la señorita” le perdonará.

☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼

El jefe Tauro

¡Cómo dan órdenes esas criaturas
y le hacen a uno repetir las lecciones!

Otra vez les mandé decir
que lo mejor sería obedecer.

¿Dices que tienes uno de esos jefes Tauro que son un encanto, nunca fastidioso ni rezongón, y que no necesitas ningún consejo ni advertencia para saber cómo conducirte con ese ser tan complaciente, encantador y dócil? ¿Así que lo tienes exactamente donde quieres... en la palma de la mano? Bueno, pues ciertamente que estás aprendiendo a conocer los signos solares a tiempo para evitar un desastre. Antes de que sea demasiado tarde, mejor que te aprendas de memoria la única regla básica para el trato con un ejecutivo Tauro: No agotes su paciencia.

Es una regla más rígida de lo que parece. Si es el típico jefe Tauro, tiene una paciencia tan enorme que es una gran tentación ponerla a prueba. Su manera de ser es tan pacífica, su disposición tan equilibrada, que no será raro que para tus adentros lo consideres una especie de viejo oso bonachón, y que empieces a tratarle como a un oso informal y simpático, un poco testarudo tal vez, pero bondadoso y completamente inofensivo. Te acordarás del final feliz del cuento de Ricitos de Oro y bajarás la guardia, y eso es exactamente lo que no tienes que hacer. Eso puede ser el principio del fin.

Sí, ya se que Ricitos de Oro se comió los copos de avena de Papa Oso, se sentó en su sillón y durmió la siesta en su cama, y le salió todo bien. Pero los osos no son toros; no te confundas de animal. Aunque en la jerga de la bolsa norteamericana se usen ambos términos para designar oscilaciones en la cotización de acciones, eso no quiere decir que sean válidos en la oficina. Los osos viven en el bosque y suelen arrojarse sobre la miel. Los toros viven en el campo y suelen atacar a la gente que les molesta. Un oso puede estrujar a un extraño con ánimo de diversión, pero sin intención de dañarlo; son juguetones. Los toros pueden arrasar con los entrometidos y hacer pedazos el armario de la porcelana, presas de una furia ciega, y a propósito. Son peligrosos. Y terminemos con la lección de zoología.

Por hoy, estás a salvo, pero ¿quién sabe lo que puede traer mañana? Tal vez te veas súbitamente lamentando haber puesto demasiado a prueba la paciencia de tu jefe Tauro. Es posible que desees no haber abusado tan confiadamente de su buena disposición. No es difícil ver cómo tomaste por mal camino. Les sucede siempre a los que trabajan con ejecutivos Tauro. El Toro es tan dulce y comprensivo cuando le entregas una carta mal mecanografiada que tal vez no te preocupes después por mejorar tu ortografía. Es tan considerado cuando se te embarullan las cifras del informe semestral que es posible que te descuides un poco con los aspectos matemáticos de otros papeles.

Como no vocifera ni te mira echando chispas cuando te tomas media hora extra para el almuerzo, quizá la semana próxima trates de tomarte una hora y vayas luego alargando la cosa hasta llegar a dos. Es tan fácil entrar en el paraíso de los tontos. Si te has permitido el lujo de entregarte a la holgazanería, bajo el hechizo de la personalidad campechana y los modales tranquilos de tu jefe Tauro, lo mejor es que te pongas sobre el escritorio uno de esos carteles, como los que usan en el campo, que anuncian “Cuidado con el toro. Es posible que muy pronto te salve la vida, o el puesto de trabajo por lo menos, y hay veces que ambas cosas son más o menos sinónimas. No creo que puedas decirle al propietario de tu casa: “Siento haberme atrasado tres meses con el alquiler, pero es que todavía no he encontrado trabajo. Del último que tuve me despidieron sin preaviso, porque fíjese que tenía un jefe nacido en mayo, y la influencia de Venus hizo que no entendiera bien el temperamento taurino. Fue Venus, realmente, la que me despistó”.

Si encuentras un propietario que después de semejante explicación no te ponga inmediatamente de patitas en la calle, entonces tú vives en el país de Oz.

Es mucho más fácil que pongas en práctica desde el comienzo tu conocimiento de los signos solares. La razón de que tu jefe se mostrara tan tranquilo y simpático cuando mecanografiaste esa carta, cuando te equivocaste en el informe y te demoraste tanto a la hora de almorzar no es que sea un oso bonachón que se deja llevar por delante, ni que su timidez le impida expresar sus deseos o ejercer su autoridad. Francamente, creyó que no tenía sentido hacerte pasar un mal rato formando un gran escándalo por unos pocos errores. Calculó que tendrías el suficiente sentido común (no te olvides de esta frase) para no repetirte como un disco rayado. Decidió observarte pacientemente para ver si tu espíritu práctico te alcanzaba para enmendar por ti mismo los errores del pasado. ¡Ahí está la cosa! Su paciencia estaba cuidadosamente calculada en función de un propósito definido: ponerte a prueba y darte una oportunidad de demostrar tu amor propio. Él admira a la gente que es capaz de disciplinarse sola. Si él se hizo por su propio esfuerzo, ¿por qué no has de hacer lo mismo tú? Está dispuesto a darte la oportunidad.

Tauro está decidido a ser justo con todo el mundo. No se apresura a juzgar, no espera milagros de la noche a la mañana, no se molestará porque te lleve algún tiempo adaptarte a sus métodos y a sus procedimientos establecidos. Te dará oportunidad de que encuentres tu camino, y más de una vez se hará el distraído si ve que tropiezas. Pero no te confundas ingenuamente respecto de su objetivo final. El Toro quiere que las cosas se hagan a su manera, que -concebiblemente- puede ser la forma en que se hacían las cosas cuando Sloan inventó el linimento, pero para él es un método válido, probado y ensayado. Además, ¡todavía sigue curando! Mientras sus métodos sigan dando resultados, Tauro se mantendrá fiel a ellos, y está dispuesto a gastar gran parte de su enorme reserva de paciencia para encontrar empleados que se adapten a su molde. Sin embargo, si has llevado su paciencia demasiado lejos, primero se fastidiará, después bufará de enojo y finalmente gritará: “Está despedido” con toda la fuerza de sus pulmones (o por lo menos eso parecerá, tanto será el énfasis que ponga). Tu única advertencia será, probablemente, que el día anterior no contestó a tu alegre y desprevenido “Buenos días”. Y no te hagas la menor ilusión de que vaya a cambiar de opinión si ha decidido ponerte en la calle. Una vez que está tomada, no hay nada que modifique la decisión de Tauro. Es posible que te de una generosa indemnización, porque no quiere que ese propietario sin corazón te ponga a dormir en la nieve con tu abuela enferma y los doce chicos. Pero no te dará ni una oportunidad más, una vez que esté firmemente convencido de que tú no eres más que un peso muerto para esa empresa que a él le importa apenas un ápice menos de lo que le importa su mujer. No es que no sea bondadoso. Si piensas eso, te falla la memoria. Recuerda, mientras lees los anuncios clasificados en busca de un trabajo nuevo, lo bondadoso que fue durante todos esos meses en que tú te dedicaste a aprovecharte minuciosamente de la fe que él tenía en ti.

El jefe Tauro es un alma práctica de cabo a rabo. Aunque necesita saber que su negocio le permite expresar de manera creativa lo que hay de bello en su naturaleza, su necesidad de éxito material es mayor aún. Los hombres Tauro no se contentarán con una pequeña expansión. Sin cambios espectaculares que arrasen con todo, ira progresando paso a paso. Construirá lentamente, sin fuegos artificiales ni trompetas, pero construirá. Todo lo que empieza, lo sigue y lo termina, y de ti esperará que hagas lo mismo.

No intentes demasiados atajos, porque él quiere hechos concretos, no fantasías. Un jefe Tauro no tendrá más paciencia con el arte de dorar la píldora que un ejecutivo Capricornio. Una de sus frases favoritas, pero dicha sin rencor ni sarcasmo, será: “Vamos al grano”. Si para explicarle una idea te vas por las ramas, se pondrá nervioso, aunque por fuera mantenga su calma.

Te sentirás frustrado cuando se niegue a hacer un ínfimo hueco para tus proyectos más fascinantes, o cuando no quiera dejarte probar ese nuevo sistema que leíste en Fortune (o que le copiaste a tu cuñado, que en publicidad es un genio). Claro que a veces se equivoca por no querer escuchar ideas progresistas, y tú hincharás las plumas cuando finalmente, otra empresa las ponga por primera vez a prueba con todo éxito. Pero a la larga, cuando se saquen las cuentas finales, es posible que él tenga razón. ¿Y si ese nuevo adminículo que el rechazó tan inflexiblemente diciendo que era “el aborto microcéfalo de un delirio esquizofrénico” tropieza con algún obstáculo y la empresa que se adelantó a todas las demás como un cohete con el invento quiebra repentinamente porque le salió el tiro por la culata? Entonces se te borrará la sonrisa de suficiencia, después te sentirás tonto y finalmente mirarás con respeto a ese jefe un poco gruñón y bastante obstinado, pero bondadoso y comprensivo, que tiene una cabeza tan práctica sobre esos hombros cuadrados y recios.

Generalmente, los ejecutivos Tauro prefieren el fútbol al béisbol y la paz a las discusiones ruidosas. El Toro procurará siempre evitar las escenas emocionales con su tranquilo sentido común. Recuerda que el sentido común es lo que mejor le define, pero no significa que le falte imaginación o que no aprecie los aspectos más sutiles de la vida. Ten la seguridad de que tendrás éxito con él si escoges un buen perfume y usas barniz rosado para las uñas (siempre que seas una chica, claro). Le encantan los olores agradables y los tonos pastel. También le gustará que de vez en cuando le lleves un bote de vichyssoise casera, de la que prepara tu madre... pero será mejor que la llames sopa de patatas. Los títulos y los nombres raros sirven más bien para inquietar al Toro que para impresionarle. En cuanto a los hombres que trabajan para un jefe de este signo, mas vale que usen corbatas azules, serias, zapatos nada estrambóticos, y que mantengan los pies en el suelo y no encima del escritorio.

Es posible que, una vez por semana como mínimo, te irrite la actitud terca y obstinada del Toro, pero recuerda que demuestra la misma obstinaci6n en su lealtad hacia la gente que nunca le falla. Si tú eres uno de ellos, no tendrás que temer los aspectos peligrosos de Tauro. Si no le sacuden con demasiada frecuencia ante los ojos la bandera roja del desafío, es realmente un encanto. Coge tu algunos ladrillos y ayúdale a levantar su imperio, que si te lo mereces se alegrará mucho de compartirlo contigo. La promoción es cosa que él entiende; la ficción de trabajo no. El viejo oso bonachón espera que tú te hagas cargo de ti mismo, pero siempre te tenderá la mano si la carga se te hace pesada. Tauro es fuerte y se puede confiar en él. Lo que dice es lo que quiere decir, y además lo dice en serio; con él no hace falta intérprete. Si te dice que eres un zopenco, retírate a toda prisa, calladito y sin discutirle. Si te dice que lo estás haciendo bastante bien, realmente tienes el trabajo seguro. Eso quiere decir que has aprobado su examen de lealtad, sinceridad, capacidad y posibilidades. Conviértete en el primero de la clase, que ya estás en el cuadro de honor. ¡Enhorabuena! Si no dejas que te hinche el orgullo, tienes ante ti un futuro muy prometedor.

☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼

El empleado Tauro

Bueno, nunca lo oí decir antes...
pero me suena a un excepcional disparate.

Ante todo, espero que no haya puesto a su empleado Tauro a trabajar como vendedor. Si lo hizo, hágale hacer su horóscopo tan pronto como pueda. Si tiene algunos planetas en Géminis, Aries, Leo o Piscis, entonces puede dejar con toda tranquilidad que siga vendiendo sus mercancías. Si no es así, tanto usted como él estarían mejor si suavemente (sin presionarle, por favor) le va pasando a algún otro puesto dentro de la empresa.

Como promotor o como vendedor, es posible que no les produzca a sus clientes la mejor impresión. Al pronunciar su discurso frente a un posible comprador, su actitud normal será. “Si lo quiere, lléveselo, y si no, váyase. El empleado Tauro medio no monta rápidamente un espectáculo en beneficio de un posible comprador. Tampoco se distingue por su pico de oro ni por la abundancia de sus imaginativas descripciones, a menos que se pueda decir que “hum”, “aja”, “claro” y otros ruidos igualmente mascullados sean descripciones imaginativas. No es que no tenga muchas cualidades inapreciables. Las tiene, pero por lo general no son de las que entusiasman a la gente y la convencen de que firme en la línea de puntos. Es mucho más probable que el Toro les explique por que es mejor que no se metan en eso.

Sin embargo, la razón mas importante para que los nativos de Tauro rara vez salgan vendedores tiene que ver con su necesidad básica de seguridad. Si Tauro no tiene una sensación de seguridad en su trabajo, su posibilidad de éxito -que puede ser tremenda- se reducirá notablemente. Por más grande que pueda ser la posible remuneración, si no es estable, el empleado Tauro preferirá estar seguro de saber con cuantos billetes cuenta cada vez que cobra su salario. Contratar a un Toro a comisión exclusivamente es convertirlo en uno de los seres mas desdichados del mundo. Un salario fijo, mas un porcentaje por las ventas, podría darle mejor la sensación de estabilidad que necesita, pero aun así, el puesto de vendedor no es lo ideal para el Toro.

Claro que la regla tiene sus excepciones, además de las influencias planetarias ya mencionadas. La mayoría de los Tauro pueden arreglárselas bien en cierto tipo de ventas que son de suyo seguras y no exigen presionar al cliente, con productos só1idos y estables. Pero la lista es corta. Equipos de granja, tractores, máquinas para esparcir abono, camiones, segadoras y cosas semejantes están en esta línea y el Toro puede venderlas. Habla el mismo idioma que la gente que las compra. Otro artículo con el que puede vérselas, de cualquier lado del mostrador que ocupe, es el dinero, y la venta de efectivo puede ser su especialidad. Dicho de otra manera, eso significa que para ponerle a cargo del departamento de préstamos, si el negocio de usted es la banca, es insuperable. Pero, a decir verdad, no se necesita gran poder de persuasión para convencer a un cliente insolvente de que lo que necesita es dinero.

Hay algunos otros ramos en los que el Toro puede distinguirse como vendedor, por ejemplo, el inmobiliario. Tauro se siente perfectamente cómodo llevando a los clientes a visitar casas o informándoles sobre el valor de la tierra. Les mostrará el paisaje, diciéndoles: “Vea”. Para pintarles las posibilidades de plantar y arbolar el parque, emitirá un extático: “Hum”.

Con unos cuantos gruñidos demostrará que la fontanería es excelente y los armarios empotrados amplios y capaces, y un firme carraspeo le servirá para establecer la forma de financiación. Por increíble que parezca, es probable que la respuesta del posible comprador de la casa sea: “Está bien, la compro”. A lo cual el Toro responderá: “De acuerdo, es suya”, o algo parecido. Lo que ha sucedido es que la impresión de honradez y confianza que emana de Tauro pesa mucho sobre la gente que quiere invertir su dinero en una casa. También está el campo de la educación. Tauro cree con tal fervor en los cimientos só1idos y en los hechos, y tiene tanta fe en que hay que prepararse para el futuro que eso, unido a su decidido disgusto hacia la ignorancia, hace que sea capaz de convencer a una muchacha de que siga un curso de mecánica en un instituto politécnico. Para él no es ninguna rareza que una chica estudie mecánica. Lo práctico es lo práctico, y el sexo no tiene nada que ver.

También está la posibilidad de que si tiene ascendente Géminis o a Marte en Géminis, Tauro se destaque como anunciador de radio o de televisión. Los típicos tonos musicales del habla del Toro, combinados con el encanto y la facundia de Géminis, pueden hacer que se encuentre a sus anchas en esos medios. También si al nacer tuvo planetas favorables en Aries, es concebible que la influencia de estos se combine con la del Sol en Tauro para darle excepcionales aptitudes para la publicidad o las relaciones publicas, aunque jamás llegue a ser un tipo de los que presionan. Y me temo que con esto quede cubierta el área de las ventas que puede abarcar él. En casi todas las demás áreas, si no tiene las influencias planetarias adecuadas, estará mucho mejor en cosas que estén mas de acuerdo con su naturaleza imperturbable.

Una de estas cosas es lo que en política se conoce como mantener unido al centro, y es una capacidad también muy valiosa en el mundo de los negocios. No importa cual sea el escritorio que le asignen: el Toro echará raíces tras él con la determinación de triunfar, y probablemente lo conseguirá. Trabajará lentamente y con la mira puesta en la perfección; y por lo general la alcanza, si se le deja en paz y no se le presiona demasiado.

Cuanta más responsabilidad exija de él el cargo, tanta más astucia demostrará usted al confiárselo. Difícilmente podrá contar con los servicios de un empleado mas honrado y digno de confianza. Tauro le ayudará a usted a engrandecer su compañía, en vez de buscar la expansión de su propio yo. Al Toro el éxito no se le sube a la cabeza, y su modestia será siempre la misma que cuando apenas empezaba.

Por más que le disgusten los cambios, si su empleado es un Tauro excepcional no seguirá con usted para siempre. Y no se irá por el gusto de irse, sino por una razón básica que es parte de su naturaleza. Una vez se haya engrandecido su compañía, Tauro no es hombre para quedarse allí y que usted le delegue el mando. A él le interesa mas el proceso de reunir poder y riqueza. Su libertad le gusta demasiado para atarse a las constantes manipulaciones que implica dirigir un negocio complicado, o para quedarse en un engranaje oculto. Es hombre de confianza y capaz de adhesión, pero quiere seguir en libertad para continuar construyendo, en vez de enredarse en detalles complicados. Cuando el crecimiento de su empresa ya no le ofrezca incentivos, el Toro seguirá el legendario impulso de cavar sus propios cimientos para erigir su propio imperio, grande o pequeño.

Ya sea excepcional o normal, un empleado Tauro es siempre un trabajador fuera de serie, y una de sus cualidades mas apreciables es su disposición a aceptar órdenes sin resentimiento.

Ello se explica por una razón muy simple: está íntimamente convencido de que la manera de llegar a ser un jefe capaz de dar órdenes es empezar por ser un subordinado que alegremente las acepta. La base de su respeto por la autoridad es que él sabe que, cuando llegue a ser ejecutivo, esperara que sus empleados sigan sus instrucciones. Y cuando llegue a jefe tendrá sus ideas y sus métodos, bien definidos y probablemente rígidos. De ahí que no le parezca nada raro ni desagradable que usted le insista en que se adapte a una pauta establecida mientras trabaje para usted. Por lo que a él se refiere, el encargado es usted.

Evidentemente, esa actitud es una ventaja, pero no se deje engañar por la buena disposición de Tauro ni su conformidad frente a sus superiores: no es fácil llevárselo por delante. El Toro tiene una especie de maquiavélico desapego hacia quienes creen que le están manipulando, que le permite hacerles frente con tacto y diplomacia sutiles. Pero si le mira de cerca, verá usted que tiene cierta expresión socarrona y mira de reojo mientras les sigue la corriente a esas personas agresivas que tratan de llevarlo por donde ellos quieren. Finalmente, el Toro se saldrá con la suya, y su éxito queda aún mas asegurado por su capacidad para esperar todo el tiempo que sea necesario para ganarles a los apresurados. Sin embargo, cuando se pisotean sus emociones personales o se hiere su profundo orgullo, es posible que su calma desaparezca, y sea sustituida por una obstinación infantil. Recuerde que cuando está irritado, Tauro es combustible y siempre capaz de terminar estallando en una tempestuosa exhibición de mal genio. No le durará mucho, y después de haber “cargado” de esa manera el Toro se refugiará en un silencio ominoso, pero si la causa de su reacción no se rectifica inmediatamente, se irá sin más trámites, sin una sola mirada atrás. Cuando Tauro sale por esa puerta, es que se va, y no regresará con docilidad para hacer un nuevo intento: la espalda ancha y cuadrada será lo último que vea usted de él, y nada de lo que usted diga o haga le convencerá de que reconsidere su decisión. Como es tan lento para decidirse, nunca tiene necesidad de mirar por segunda vez las cosas. La previsión de Tauro es tal que excluye la lamentación por errores pasados. Como su naturaleza es sensual y afectuosa, es fácil encontrar ex novias y amigas que le comenten tristemente a uno que, una vez que se despide, el Toro ya no vuelve a dar una segunda oportunidad. Tanto en el amor como en los negocios, es frecuente que la gente cometa el error de pensar que la paciencia de Tauro es eterna, simplemente porque tarda mucho en perderla.

En cuanto a la muchacha Tauro, como empleada es, generalmente, una verdadera joya. Si es representante típica del signo, hablará con voz tranquila y grave y su manera de ser resultará un sedante. Las mujeres Tauro suelen ser sensacionales como secretarias ejecutivas. En una emergencia, no pierden la cabeza; una situación de crisis pone en acción lo mejor que hay en ellas, que es mucho. Es posible que la chica Tauro sea un poco más lenta que otras en dactilografía y en tomar dictados. No es exactamente una ardilla, ni llegará en motocicleta al despacho, pero su trabajo estará hecho, y bien hecho. Como el varón del mismo signo, cuando ella hace algo, piensa que vale la pena hacerlo bien, lo mejor que ella pueda. Todos los nacidos en mayo tienen indeleblemente grabado ese lema. No es una mujer que bostezará en las narices de su jefe mientras éste le exponga sus teorías favoritas. Si las ideas que usted propone son prácticas, las discutirá con usted como un hombre. Sus opiniones serán interesantes, y su enfoque 1ógico y sensato, pero que eso no le de a usted la impresión de que su secretaria no es realmente femenina.

Tenga cuidado, que ella no es mujer que se preste a frívolos flirteos en la oficina. Es capaz de divertirse y reírse mucho, pero por debajo de su humor calido y bovino, su meta es el matrimonio. Si en dos ocasiones le acepta una invitación a cenar, lo mas probable es que ya lo esté estudiando a usted como proveedor de por vida, no que lo considere solamente como un compañero fascinante para salir una noche lluviosa. Son mujeres que cuando apuestan al juego del amor, apuestan en serio y si usted, como posible marido, se ajusta a las especificaciones de una mujer Tauro, no es -con ningún patrón que se lo mida- un hombre común. Ponga atención en el hombre de su empresa que reciba las atenciones de una mujer Tauro, porque es el que pasa al frente. Y si ese hombre es usted, es posible que pronto pierda una secretaria modelo, pero conseguirá una esposa en un millón, que le ayudará a salir adelante.

Es agradable trabajar cerca de una empleada Tauro, porque su aspecto es grato y huele bien; además, son graciosas y no fuman cigarros, entre otras cosas. (Salvo que casualmente la empleada que usted tiene tenga la Luna o el ascendente en Aries, y en este caso también olerá bien y tendrá buen aspecto, pero es muy posible que fume cigarros y sea un poco gritona.)

A los Tarros de ambos sexos, les disgusta dormir en cama ajena, y eso es algo que les gusta dejar bien sentado. Es decir, que la mayoría de ellos prefieren pasar las vacaciones en su casa. Si no media una Luna en Géminis o un ascendente Sagitario, el césped siempre se verá más verde y más tupido en el jardín del Toro. Y cuando esté de vacaciones, sorbiendo sensualmente una limonada y aspirando desde su hamaca el aroma de las flores, puede sin riesgo recurrir a él si es que hay una emergencia en la oficina. Es probable que acceda con una cordial sonrisa, y hasta que se sienta en el deber de ayudar. Pero no le imponga con demasiada frecuencia estas pruebas; hay un límite para la paciencia con que acepta repetidas imposiciones, y descubrirlo a riesgo de provocar su ira es una temeridad. Mejor deténgase antes.

El Toro se desempeña muy bien como florista, en la industria ganadera o la cría de aves, en los supermercados o como mayorista en la industria alimenticia. También puede ser buen médico o ingeniero, y encontrar gran satisfacción en una carrera artística. El sonido de la música y el hipnotismo visual del arte le atraen con una fuerza magnética. Jamás se siente mas cómodo que cuando se expresa de manera creativa, por mediación de sus sentidos, siempre y cuando la compensación económica sea suficiente y los cimientos bien consolidados.

Como compositor popular, el Toro suele ser desdichado, por lo menos durante los años difíciles, antes de alcanzar el primer gran éxito. Pero cuando su talento creativo se combina con la tarea, más estable y más segura, de producir discos o arreglar partituras, Tauro está en su elemento. Ya comprobará usted que todos los cantantes y compositores de este signo, sin excepción, terminan por ascender en mayor o menor medida la escala de la producción en la actividad musical.

Después de haber hallado el prado que le conviene, donde las oportunidades crecen en abundancia, es difícil que el Toro insista en el cambio y busque campos nuevos. Con años de dedicación a su carrera, estará impregnado del conocimiento de ella.

Es mucho lo que puede afrontar, si él mismo está convencido de que le ofrece un futuro, si su ocupación se adapta a él y él siente que “le viene bien”. Tauro tiene una capacidad increíble para perseverar hasta que lleguen las recompensas, pero solamente cuando él esta en el centro, jamás si tiene que roer desesperadamente los bordes para intentar abrir una brecha. Una vez que sienta bajo sus pies el terreno firme de la seguridad y el objetivo alcanzado, y que se haya afianzado en una posición que le permita seguir construyendo, el Toro avanza con confianza. Entonces su atractivo para la veleidosa y variable diosa del éxito se hace irresistible. Ella deja de esquivarlo y él se le mantiene fiel, pero poniéndola en su lugar, y se da entre ambos un amor para toda la vida.

☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼≈ღஜღ☼

13 comentarios:

tavro dijo...

muy entretenido. lo dice un taurino ;)

Ninde Ringeril dijo...

Yo compré este libro hace muchos años atras, la verdad que ha sido un verdadero diccionario de los signos para mi, una certeza única en su descripción paso a paso por cada uno de los 12 del zodiáco, muchas felicidades y gracias por la edición actual, la que permite que este libro pueda ser leido por otros lectores. un saludo cariñoso..una escorpión reconocida en este libro de tapa roja.

Sharon dijo...

me encanta nos describe exactamente como somos xP

Carlos dijo...

Excelente!!!!
cada vez me entiendo más... y a mis amigos tauros...
El dinero y la seguridad, antes que todo....
si no tengo seguridad de la reserva en el hotel, simplemente no viajo.

FiLo dijo...

jaja yo soy de Tauro, Naci en abril, me senti en la mayoria muy identificada. Mi cuarto es todo Celeste! lo que si, yo soy muy perezosa y me como las uñas! jaja

kike dijo...

hola y saludos a todos, muy acertada su descripción sra goodman, soy tauro (obviamente), especialmente lo de vivir a base de zanahorias, lechugas y etc pues mi ascendente es precisamente virgo, soy del: 02/mayo/1983, lunes 2:14pm exacto, Venezuela

saludos de nuevo

kike.

Anónimo dijo...

* Para ti mismo di el nombre de la unica persona del sexo opuesto con quien quieras estar (tres veces…)… * Piensa en algo que quieras lograr dentro de la proxima semana y repitelo para ti mismo(a) (seis veces)… * Piensa en algo que quieras que pase entre tu y la persona especial (que dijiste en el no. 1) y dilo a ti mismo/a (doce veces)… * Ahora haz un ultimo y final deseo acerca del deseo que escogiste. * Despues de leer esto tienes 1 hora para mandarlo a 15 temas y lo que pediste se te hara realidad en 1 semana. A la mayor cantidad de gente a quien lo mandes mas fuerte se hara tu deseo. Si tu escoges ignorar esta carta lo contrario del deseo te sucedera, o esto no sucedera jamas………….. Que tus días estén llenos de logros y tus noches de sueños copia y pega esto en 15 o + temas más

Anónimo dijo...

No dice que todo el texto de ¨Mujer tauro¨está dedicado a mí porque no sabe mi nombre. TODO coincide conmigo. Es increíble. La lealtad que exijo de los demás, los colores ( mi dormitorio es azul), los aromas me influyen hasta el punto de que pueden envolverme en furia o hacerme sentir de forma muy placentera. Siempre amo ir de pesca, conectarme con la naturaleza, la grandeza de todo. La paciencia que tengo y el poder de enfrentar todo sin temer caer. Es excelente!

Anónimo dijo...

Excelente!! Me describiste y a mi amigo de tauro también! Me encantó y ayuda a reflexionar sobre mis actitudes. Estoy pasando por días de bajón y esto me ayudará!

Anónimo dijo...

jajajaja Tengo un marido tauro con ascendente en caprocirnio hace 12 años, yo soy virgo con ascendente en libra; y es tal cual lo describis vos!!!! Nos llevamos increiblemente bien (salvo cuando algun comentario sarcástico mio lo hace enojar) pero aprendí a comerme e orgullo y pedir perd{on siempre. Obvio que no creo que siempre tenga la razón él, pero tenerlo enojado es mucho peor y aunque terco, siempre le queda en la cabeza mi punto y sé que lo termina teniendo en cuenta. Es totalmente cierto, les fascinan las geishas occidentales y pagan con creces, tanto afectiva como económicamente. Es un dulce de leche, y un hombre muy bien plantado.

david millan dijo...

Si necesitas saber sobre el taro ingresa a http://www.tarottirada.es/

Anónimo dijo...

mi nombre es Vicky. me enamore de un hombre de tarro que es la viva imagen de lo que Linda describe. Nos enamoramos en la playa este verano y quedamos en volver a vernos (yo viajaría a verlo a el porque es DJ y hasta octubre esta en esa ciudad trabajando, después se va de españa contratado e sudafrica). pero ayer chateando, yo le dije que me estaba matando esto de hablarle cdo el no esta y viceversa, y ahi me salto que tengo razón, que su vida en tour no es compatible con una relación, que vio como se desmorono la ultima (hace tan solo 4 meses) de 4 años porque no estaba nunca en casa.

que hago? mi idea es no contestarle nada, que se le pase, y en septiembre caer igual (me hospedaría en otro lugar, ni loca lo invadiría). no quiero perderlo, lo amo y se que el también. pero el timming fue malo, recién corto una relación, y encima esta de tour con 2 chicos mas parando en hoteles baratos y tocando no en los mejores lugares. dice que no es el momento que necesita ganar estabilidad para poder estar en una relación. me amara si aparezco, divertida como el gatito jugando con el ovillo que describa Linda (pues así somos juntos) ofreciéndole disfrutarnos 1 semana mas juntas y dps a seguirla a la distancia x un tiempo (yo estoy dispuesta a esperarlo). o se enojara, sentir que lo invado y se encerrara mas?

por favor necesito consejo. yo seguí mi viaje pero ahora en la ciudad que estoy, dps de lo que paso, no como y lloro todo el día, el es el hombre de mi vida, como debo manejarme?

GRACIAS!



miss fatima dijo...

Es Dr.EBHOSE usted puede email él si necesita ayuda en su relación ebhodaghespell@gmail.com
Te prometo que sus problemas se resuelven de inmediato. Después de estar en
relación con él durante siete años, me dejó, yo hice todo
¿Podré yo hacerle volver atrás, pero todo fue en vano. Quería
por el amor que siento por él, suplicó, pero él se negó hasta
explicado mi problema con alguien en línea y ella me sugirió que debería
más bien por correo un lanzador de conjuros que me podría ayudar a un hechizo que le trajera
espalda, pero soy el tipo que nunca creyó en hechizos, no tenía más remedio que
Pruébalo, enviado al taumaturgo, dije no hay problema
todo estará bien dentro de tres días, mis ex vuelven a mí
dentro de los tres días, el hechizo fue lanzado y, sorprendentemente, en el segundo día,
que fue alrededor de las 4:00 pm. Mi ex me llamó, yo estaba tan sorprendido, respondió el
llaman y todo lo que dijo fue que estaba tan mal por todo lo que pasó,
quería volver a mí, que me encanta tanto. Yo estaba tan feliz y
sorprendido. Desde entonces, he hecho la promesa de que todos los que conocemos la voluntad
nunca tienen un problema de relación, que me voy a referir al hechizo
lanzador para ayudar. Cualquier persona puede necesitar la ayuda de la máquina de colada, su
email ebhodaghespell@gmail.com
También hizo muchos hechizo-like,

(1) quiere que su ex atrás.
(2) Usted siempre tiene pesadillas.
(3) Para ser promovido en su oficina
(4) ¿Quieres un niño.
(5) ¿Quieres ser rico.
(6) quieren mantener su esposo / esposa a ser solo tuya para siempre.
(7) la necesidad de asistencia financiera.
8) ¿Quieres estar en control de que el matrimonio
9) ¿Quieres ser atraído a la gente
10) La falta de hijos
11) ¿NECESITA UN ESPOSO / ESPOSA
13) Cómo ganar su LOTERÍA
14) HECHIZO DE PROMOCIÓN
15) HECHIZO DE PROTECCIÓN
16) HECHIZO DE NEGOCIO
17) BIEN TRABAJO HECHIZO
18) cura para cualquier enfermedad / H.I.V.
Póngase en contacto con él hoy en: ebhodaghespell@gmail.com